CARACTERÍSTICAS

 

Peso molecular

 Una macromolécula puede representarse esquemáticamente por el producto An, donde A es el número de mallas monómeras y n representa el grado de polimerización.

Si m es el peso molecular del monómero, el peso molecular de la macromolécula será M=n x m.

No obstante, en el proceso de polimerización, las diversas macromoléculas obtenidas no contienen todas el mismo número de unidades monoméricas.

En la práctica, el peso molecular se determina frecuentemente por viscosimetría, que da un valor aproximadamente del promedio. A la resina se le caracteriza normalmente por un número convencional que llamamos "Valor K" que es una magnitud proporcional al peso molecular.

 

Índice de viscosidad.- "Valor K"


Se determina la viscosidad relativa ηr de una solución con una concentración de 5g/l de PVC-U en
ciclohexanona, midiendo el tiempo de paso por un capilar que contiene el viscosímetro de Ubbelhode o
de Ostwald:

ηr  = t/t0
 donde:

 t = tiempo de paso de la solución
            t0 = tiempo de paso del disolvente
Se deduce:
Índice de viscosidad  : IV =( η r-1) / C  (ml/g)

siendo C = concentración en g de PVC por ml de solución.

 

 

 

Gelificación

 

Es un proceso por el que la mezcla con aditivos, destruye la estructura de los granos, de cara a

crear una masa homogénea donde los granos han perdido su individualidad. No obstante, la fusión de los

granos no llega a nivel molecular.

El PVC se puede trabajar en estado totalmente fundido, sin llegar a los 350°C, por estar limitada

su estabilidad térmica.

Se considera una buena gelificación cuando todos los granos de PVC-U se han reducido a partículas

del orden de 0,01μ.

La colabilidad del PVC-U es muy particular, siendo de tipo viscoso más que fluido.

La gelificación es más difícil cuando:

• el grano es de gran dimensión

• el grano es sólido

• el grano es denso

• el peso molecular es elevado ("valor K" elevado.)

 

Estabilización

 

Estabilizantes

Los estabilizantes térmicos son imprescindibles en todas las formulaciones para evitar la descomposición del PVC frente a la degradación térmica y/o de proceso. Pueden mejorar también la resistencia del PVC a la exposición a la luz solar, y al envejecimiento por efecto del calor y la exposición a la intemperie. Además tienen una influencia importante en las propiedades físicas del PVC  y en el coste de la fórmula.
La elección de un estabilizante térmico adecuado depende de diversos factores, como las prestaciones técnicas del producto final, la normativa vigente y el coste.

Los principales estabilizantes térmicos suelen estar generalmente dispersos en un
coestabilizante de naturaleza orgánica, como polioles, ésteres epoxidados y fosfitos.

Esto contribuye a la creación de un efecto sinérgico entre ambos.

 

Tipos de estabilizantes:

 

-Estabilizantes de plomo: Sulfato tribásico de plomo, fosfato dibásico de plomo, estearato de plomo, ftalato dibásico de plomo, estearato dibásico de plomo.

Los estabilizantes de plomo son los más usados habitualmente por la ventaja económica que su bajo coste supone en la formulación. El empleo de este tipo de estabilizantes representa el 75% del total, para las aplicaciones de PVC.

Las principales ventajas de los compuestos que incorporan estabilizantes de plomo son:

excelente estabilidad térmica y estabilidad a la luz buenas propiedades eléctricas excelentes propiedades mecánicas a corto y largo plazo baja absorción de agua

amplio rango de procesabilidad  buen ratio calidad/precio.

 

-Estabilizantes orgánicos a base de estaño (mercaptidas, carboxilatos...) : Los estabilizantes se utilizan en diversos campos de aplicación para conferir una buena estabilidad térmica y un control eficaz del color.  Cuando se requiere una buena resistencia a la acción de los agentes atmosféricos exteriores, es habitual el uso de este tipo de estabilizantes en forma de maleatos o carboxilatos.

 

-Jabones metálicos a base de sales de Calcio/zinc: La utilización de estabilizantes de calcio/zinc es común en las aplicaciones de PVC desde hace más de 20 años. La adición de compuestos a base de aluminio y magnesio se puede efectuar con vistas a mejorar la eficacia de este tipo de estabilizantes. Para algunas aplicaciones es necesario el uso de coestabilizantes orgánicos, tipo polioles, aceite de soja epoxidado, antioxidantes y fosfitos. Estos sistemas de estabilización dan lugar a productos con un alto grado de transparencia, buenas propiedades mecánicas y eléctricas, excelentes propiedades organolépticas y buena resistencia a las condiciones climáticas. Debido a nuevos desarrollos, los estabilizantes de calcio/zinc se están convirtiendo potencialmente en una nueva alternativa técnica al uso de otros sistemas de estabilización existentes, como el cadmio, el plomo y el bario/zinc. Estos nuevos sistemas de estabilización son hoy por hoy más complejos y caros que los tradicionales

 

-Estabilizantes de Bario/zinc : La mayoría de los estabilizantes de este grupo son líquidos, jabones metálicos de naturaleza mixta con similitudes respecto a algunos estabilizantes de Calcio/zinc, y generalmente se presentan bajo la forma de carboxilatos. Pero también los hay sólidos que se usan para obtener propiedades concretas. Como en el caso de los de Calcio/zinc, también precisan de la adición de coestabilizantes para optimizar al máximo su acción.
Un grupo específico de estabilizantes unido a los de Bario/zinc son los constituídos por Zinc o tambien Potasio/zinc. Se trata en general de laureatos u octoatos que actúan no sólo como estabilizantes si no también como activadores (o “kickers”) del agente espumante utilizado en la preparación de plastisoles de PVC espumados.
Los estabilizantes de Bario/zinc han pasado a substituir totalmente, a los de Bario/cadmio, en el transcurso de los últimos 15 años,  en la fabricación de productos flexibles de PVC.
En función del estabilizante escogido, es posible obtener propiedades tales como una elevada transparencia, buen mantenimiento del color, buena estabilidad a largo plazo, escaso olor, baja migración y volatilidad, y resistencia a las condiciones climáticas.

 

-Cadmio : El uso uso de estabilizantes a base de cadmio ha desaparecido prácticamente en Europa. El cadmio se presentaba bajo la forma de estearato o laureato para la estabilización del PVC. Hoy en día ha sido substituído por estabilizantes de Bario/zinc.

 

Aditivos

 

Retardantes de flama:

Los retardantes de flama reprimen el fuego por medio de bloquear las reacciones químicas que propician el fuego.
En esta división de productos se ofrece una gran variedad de retardantes de flama Brominados, complementados con la línea de Sinergistas basados en Antimonio y una extensa línea de Esteres Fosfatados.
Estos aditivos se utilizan en aplicaciones tales como, Termoplásticos, Termosets, Adhesivos, Recubrimientos, Textiles, etc.

 

Antioxidantes/Estabilizadores UV:

Los estabilizadores de polímeros se utilizan para mantener, modificar o mejorar el desempeño de los polímeros.
En esta división de productos se ofrece una gran variedad de Antioxidantes Fenólicos, Antioxidantes Secundarios, Absorbedores de Luz, Estabilizadores de Luz de Aminas Impedidas y mezclas que contienen aditivos múltiples.
Estos aditivos se utilizan en aplicaciones tales como, Termoplásticos, Termosets, Adhesivos, Recubrimientos, etc.

 

Plastificantes del PVC:

En esta división de productos se ofrece una gran variedad de plastificantes para utilizarse en el PVC y otros materiales poliméricos, donde son requeridas la alta calidad y propiedades especiales.
Entre estos aditivos se encuentran:
Los Osfalatos Fosfatados y Bromados, que son plastificantes retardantes a la flama.
Los Alquil Fosfatos para mejorar el desempeño del PVC a bajas temperaturas.
Los Poliméricos para la permanencia de propiedades en el PVC y formulaciones plastificantes de Elastómeros.
Los Sebáticos y Adipáticos para un buen desempeño a bajas temperaturas.

 

Aditivos para lubricantes:

Esta división de productos, consiste en un amplio rango de aditivos Anti-desgaste, Presión Extrema y Antioxidantes, esenciales para mejorar el desempeño de las características de los lubricantes Naturales, Semi-Sintéticos y Sintéticos.
Estos aditivos se aplican en mercados tales como: Aviación, Producción de Acero y Aluminio, Minería, Generación de Electricidad, Bombeo de Gas, etc.