“Jugando a la sostenibilidad”: Crossroads-World y Ecology el 7 Dic 2017 en Valladolid

Los juegos son una excelente manera de aprender divirtiéndose, y en el grupo de investigación somos muy conscientes de ello. Tras ser invitados a organizar una actividad previa a la celebración del VII Congreso Confederal de Ecologistas en Acción en Valladolid, decidimos proponer jugar a 2 juegos diseñados en el seno del grupo en torno a la problemática de la sostenibilidad. Se jugará el día jueves 7 de diciembre desde las 18h30 hasta las 21h; la actividad está abierta a cualquier interesado (aunque no participe en el Congreso). Los juegos son:

  • Ecology: es un juego-experimento que tiene por objetivo simular la interacción sociedades humanas-ecosistema. Se parece a un juego de rol pero sin objetivos ni reglas sociales definidas; en Ecology solo existen reglas ecológicas controladas por el director del juego. Como juego en plataforma informática ha sido premiado en Europa a la innovación docente en temas de sostenibilidadVentana nueva.

Mapa de tablero en dos turnos consecutivos de "Ecology". Los cuadrados oscuros representan bosque, los claros granjas, los azules son un río y los cuadrados de colores representan diferentes poblaciones humanas.

  • Crossroads-World (Encrucijada-Mundo): es un juego de simulación participativa en el que los jugadores, partiendo de las tendencias actuales de emisiones de efecto invernadero, se enfrentan a la tarea del diseño colaborativo de objetivos y estrategias para mitigar el cambio climático en las próximas décadas. Por equipos, los jugadores toman decisiones básicas a nivel mundial y largo plazo sobre políticas económicas y energéticas, evolución tecnológica, etc. que son posteriormente introducidas en un modelo matemático de simulación dinámica. El modelo indica si la estrategia consensuada permite (o no) alcanzar las cotas deseadas de bienestar para 2050 evitando niveles peligrosos de cambio climático. Más información aquí.

Los participantes de un equipo en Crossroads-World debaten sobre las estrategias globales hacia la sostenibilidad.

Para más información e inscripciones ver la web de los organizadores.

¡Allí nos vemos!


Crónica del taller MEDEAS en la Academia de Verano del Club de Roma (Florencia, septiembre de 2017)

El pasado 9 de septiembre participamos en la organización de un taller de aplicación práctica del modelo MEDEAS-World (versión mundo) en la Academia de Verano del Club de Roma. En el taller participamos 6 investigadores de 4 instituciones integrantes del proyecto MEDEAS, proyecto financiado por la Comisión Europea del que somos responsables de la parte de modelado.

El objetivo principal de este proyecto consiste en la creación un nuevo set de herramientas para analizar mejor los impactos y limitaciones de la transición del sistema energético de producción y consumo de la Unión Europea hacia una economía baja en carbono. Estas herramientas, en forma de modelos de simulación centrados en diferentes escalas (global, UE, país) integran dimensiones como la disponibilidad de energía, materiales y tierra, comportamiento socioeconómico, sistema climático, etc.

El objetivo del taller fue doble: (1) presentación del proyecto y (2) permitir a los asistentes aplicar ellos mismos el modelo MEDEAS-World en un juego de simulación participativa. Desde el principio se respiraba bastante interés; unas 60 personas asistieron al juego.

1. Presentación del proyecto MEDEAS

El coordinador, Jordi Solé (ICM-CSIC) inauguró la session explicando los objetivos, métodos y principales aportaciones de los modelos MEDEAS en relación a la literatura. Enfatizó especialmente la necesidad de ir más allá de los modelos habituales basados en optimización lineal y del uso de software de código abierto para mejorar la transparencia y legitimidad de éstos. No olvidemos que decisiones políticas de calado se basan en la aplicación de estos modelos (por ejemplo las estrategias energéticas de la Unión Europea). A continuación se presentaron los escenarios de reducción de emisiones consistentes con el presupuesto de carbono estimado disponible para evitar el incremento de temperatura a niveles peligrosos con 2/3 de probabilidad. Se mostró cómo las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) globales deberían de reducirse a una tasa anual del 4% (11%) en caso de empezar a mitigar en 2020 (2030). Estas tasas fueron usadas como referencia en el juego de simulación participativa con objetivos a 2050. Se continuó con la comparación de la metodología MEDEAS con el estado del arte en general y con los modelos TIMES-MARKAL y LEAP en concreto, remarcando sus particularidades y mejoras. Por nuestra parte, como responsables del modelado en el proyecto, concluimos esta primera parte de la sesión describiendo la versión actual del modelo MEDEAS-World, describiendo sus módulos constituyentes y las principales dinámicas entre ellos.

Figura 1 – Diagrama conceptual de los módulos de MEDEAS-World y sus interrelaciones. IOT: Tablas input-output; NR: fuentes no-renovables; RES: fuentes renovables; CC: Cambio climático. Fuente: MEDEAS D4.1 (2017).

2. Instrucciones para el juego de simulación participativa con MEDEAS-World

Tras la pausa, continuamos con la segunda parte del taller, que consistió en un juego de simulación participativa diseñado por nuestro grupo de investigación. En este juego los participantes tuvieron la oportunidad de correr la versión disponible (preliminar) del modelo. Antes de dividir a los asistentes en 3 grupos, se explicaron las instrucciones del juego. Cada equipo recibió un documento informativo y un formulario a rellenar en el que debían seleccionar una combinación consistente y realista de objetivos a 2050, hipótesis de modelado y objetivos de políticas. Se propusieron 2 objetivos globales a 2050:

(1) mitigar GEI a un nivel seguro consistente con el presupuesto de carbono,

(2) alcanzar un cierto nivel de bienestar.

En relación con el segundo objetivo, se dio a elegir a los participantes entre aspirar a que toda la humanidad alcanzara un estándar europeo o, más modestamente, cubrir necesidades básicas (es decir, esperanza de vida por encima de 70 años, acceso a agua potable, alcantarillado, electricidad y otras infraestructuras básicas). En otras palabras, los participantes tuvieron que hacer frente al reto de plantear soluciones para respetar las limitaciones ambientales compatibilizando el bienestar social.

Figura 2 - Trayectorias sostenibles: respetando limitaciones ambientales y asegurando bienestar social. Fuente: Leach et al. (2013)

Entre los objetivos de políticas, los integrantes de cada equipo tuvieron que ponerse de acuerdo en cuanto a los niveles de población futuros, el GDP per capita deseado, el ritmo de crecimiento de las tecnologías renovables, las mejoras de eficiencia, los niveles de desigualdad, el año de implementación de los cambios, etc. Durante el juego, los miembros del proyecto MEDEAS facilitamos la dinámica de cada grupo y resolvimos las dudas que fueron surgiendo. Fue notable la capacida de autoregulación de los 3 grupos y nuestras intervenciones fueron muy limitadas.

3. Simulación del modelo, visualización de resultados y debate

Figura 3: Debate en el seno de un grupo

Los debates fueron profundos, bien argumentados y muy interesantes para todos los participantes (y organizadores). En general, las intervenciones demostraban un alto nivel de conocimiento sobre los temas tratados. Alcanzar el consenso para cada punto no fue fácil en muchas ocasiones dado el alto número de participantes (más de 15) por grupo (nos vimos obligados a concentrar a los participantes para no alargar excesivamente el juego). En cada grupo se observaron diferentes perfiles de jugadores: “optimistas”, “realistas”, “catastrofistas”, “soñadores”, etc. Un punto clave de la discusión giró en torno a la necesidad de implementación rápida de medidas profundas para alcanzar los objetivos a 2050 y la percepción de la dificultad de que se pongan en funcionamiento a tiempo.

Tras el debate de los grupos, un portavoz de cada grupo participó compartió con el resto de participantes las principales decisiones tomadas junto con el razonamiento y eventuales discrepancias internas. De este modo, las diferentes narrativas seguidas por cada grupo pudieron ser comparadas.

Figura 4: Un portavoz presenta al resto de participantes las principales decisiones tomadas en el seno de su grupo

Tras introducir las opciones elegidas por cada grupo en el modelo, se mostraron los resultados obtenidos mediante simulación del modelo MEDEAS-World. En primer lugar, nos centramos en si los objetivos de 2050 habían sido alcanzados (en términos de reducción de emisiones GEI y bienestar). Destacar que tan sólo 1 de los 3 equipos logró alcanzar sus objetivos fijados a 2050. Lo alcanzaron mediante una combinación de gran crecimiento de capacidad de tecnologías renovables y un decrecimiento planeado en el GDP per capita y de población global inmediato (para más información, leer este post escrito por uno de los participantes de este grupo).

El taller finalizó con la explicación de los resultados a los participantes. Esta parte fue especialmente interesante dado que los participantes tuvieron la oportunidad de contrastar sus modelos “mentales” con un modelo “formal”. En 2 de los 3 grupos, las medidas que pensaron que serían suficientes para alcanzar los objetivos a 2050 demostraron no ser suficientes (bajo las hipótesis consideradas, naturalmente). Límites al crecimiento en forma de disponibilidad de recursos energéticos (en combinación de reducción de la tasa de retorno energético  con la penetración de fuentes renovables) y debido a impactos del cambio climático demostraron ser factores complejos clave.

A pesar de la extensión del juego (más de 3 horas), lamentablemente no se pudo dar respuesta a todas las cuestiones que surgieron a la luz de los resultados obtenidos en las simulaciones (esperamos resolver esto en futuras ocasiones).

4. Conclusiones

Consideramos el balance de realizar este juego por primera vez muy positivo. En primer lugar, la dinámica grupal y participativa estimuló el interés y motivación de los participantes. El intercambio durante los debates, estructurado en torno a los puntos a decidir, demostró ser una forma de aprendizaje amena y muy fructífera. El enfoque del juego, enfocado para no especialistas, contribuyó a mejorar sustancialmente la participación. Desde la perspectiva de los modeladores, es además muy enriquecedor recibir comentarios y opiniones sobre la herramienta que se desarrolla y permite identificar futuras áreas de desarrollo y mejora del modelo. Así, esperamos repetir este juego en el futuro, y si algún lector le gustaría implementarlo ¡que no dude en contactar con nosotros!

Iñigo Capellán-Pérez

**Las presentaciones utilizadas en el taller se pueden encontrar en la siguiente página.

Referencias

MEDEAS. “Deliverable D4.1.” Iñigo Capellán-Pérez, Ignacio de Blas, Jaime Nieto, Carlos de Castro, Luis Javier Miguel, Margarita Mediavilla, Óscar Carpintero, Paula Rodrigo, Fernando Frechoso and Santiago Cáceres. D4.1 (D13) Global Model: MEDEAS-World Model and IOA implementation at global geographical level, 30-6-2017. MEDEAS project (http://www.medeas.eu/).
Leach, Melissa, Kate Raworth, and Johan Rockström. “Between Social and Planetary Boundaries: Navigating Pathways in the Safe and Just Space for Humanity.” In World Social Science Report 2013, 84–89. Organisation for Economic Co-operation and Development, 2013. http://www.oecd-ilibrary.org/content/chapter/9789264203419-10-en.

Europa premia el juego-experimento Ecology

El pasado viernes 23 de enero recibí en Barcelona un premio sobre iniciativas docentes con alumnos universitarios en temas relacionados con la sostenibilidad.

Como dije allí: es genial que te premien por jugar con los alumnos.

Pero en realidad el juego esconde un tema muy serio.

Las instrucciones están aquí, y está descrito en un post que realicé para el blog de Antonio Turiel (aquí). Y en inglés la propia organización convocante publica un resumen.

Invito a cualquier docente (universitario o preuniversitario) a jugar con sus alumnos (puedo ayudar a distancia), incluso a cualquier persona a que se anime a jugar con sus amigos (se podría jugar en un blog, facebook, incluso se me ocurre que por whatsapp), solo hace falta un director del juego (para los aficionados al rol: un máster) y gente dispuesta a estar un poco pendiente durante varias semanas.

Mi propuesta recibió un cierto interés, como otras, por parte de los asistentes, en especial de un grupo de alumnos que se habían dejado caer por la ceremonia. A algunos les llamó la atención el juego en sí y a otros les llamó la atención que en mis cinco minutos de exposición hablara sin tapujos de la inevitabilidad del colapso de nuestra civilización.

Un alumno me dijo: “Nadie más rozó el tema entre los premiados [otros seis] y las exposiciones de los organizadores del evento [otras 3 intervenciones]“.

Yo le pregunté si lo que dije le pareció exagerado o descabellado. Y su respuesta fue que lo que quería decir es que echó en falta que alguien más se hubiera acercado al tema.

Yo también lo eché de menos. Y eso que me encontraba muy cómodo entre el tipo de personas que estában allí (no recuerdo ninguna corbata), porque eran gente sinceramente preocupada por los temas de desarrollo humano y la sostenibilidad ambiental: la mayor parte de los otros premiados tenían estupendas y necesarias iniciativas sobre cómo llevar a los alumnos europeos a ampliar su mente y sus emociones ante temas de desarrollo humano; cosas reales y concretas -no juegos teóricos- en contacto con personas empobrecidas sea del Sahara o de Sierra Leona por ejemplo; son los héroes, casi siempre anónimos, de nuestra época.

Todos los que estábamos allí conocemos la gravedad del cambio climático, incluso las conexiones -como los años de sequía tremenda y sin precedentes de  los años previos al colapso de Siria que llevó a protestas fuertemente reprimidas y a la posterior escalada de violencia, o la escasez de agua en la ciudad de Sao Paulo que a más de uno nos asusta-. Todos hemos oído lo de la sexta gran extinción de especies y el colapso de poblaciones y ecosistemas uno tras otro, sabemos de la Huella Ecológica y del Índice del Planeta Vivo y nos preocupa no sólo el impacto sobre los animales sino la imposibilidad de un Desarrollo Humano al modo OCDE porque sencillamente es física y ecológicamente imposible. La mayoría, si no todos, sabemos de la crisis energética y han oído del pico del petróleo e incluso del pico de minerales, de agua dulce y de suelos. Y además conocen ejemplos locales que tratan de curar, frenando a duras penas, la sangría humana y ambiental (el ansia por petróleos que lleva a poner reservas naturales y pueblos indígenas al borde de la extinción, matanzas de ambientalistas en medio mundo, etc.).

Pero no conectamos los puntos… Y conectarlos estoy seguro que nos cambiaría a todos. Pero el ir empezando a conectar los puntos da mucho miedo.

Los alumnos se suelen “desesperar” con el juego Ecology, al ver lo difícil que es la organización social en un juego que saben que es mucho más sencillo y fácil que el mundo real. Creo que a algunos de ellos el juego les ayuda a conectar esos puntos; ese es el tema clave y mérito del juego.

Pero, eso sí, siempre tras un decrecimiento material o incluso colapso poblacional, aprenden y comienzan unas generaciones duras -en las que lo siguen pasando mal por las inercias- tras las cuales la cooperación entre ellos y el verdadero respeto a las leyes ecológicas quedan inscritas en el “hardware” de su nueva civilización. Aprenden tras el golpe.

Y rellenan mi esperanza.

Todo se realimenta.

Carlos de Castro Carranza