GEEDS analiza el metabolismo y la huella agroalimentaria de Valladolid

Nuestro grupo de investigación participa elaborando el diagnóstico previo al desarrollo de la Estrategia Alimentaria Local del municipio de Valladolid.

La alimentación es uno de los sectores que más contribuyen a la actual insostenibilidad de nuestro sistema. La agricultura agroindustrial requiere de enormes cantidades de insumos energéticos fósiles (fertilizantes, tractores, maquinaria, etc.) y es fuente de contaminación de los ecosistemas (aire, acuíferos, etc.). La necesidad de transitar hacia un modelo alimentario sostenible local y agroecológico implica, en el caso de Valladolid, revertir las tendencias de abandono y urbanización de suelos fértiles del alfoz (vegas de Tudela, Laguna, Simancas, etc.), que ha provocado que cientos de agricultores y ganaderos de cercanía hayan desaparecido. Estos procesos han ido en paralelo a la hegemonía global de un modelo agroalimentario que promueve una alimentación de baja calidad que está, además, asociada a nuevos desórdenes alimentarios (alergias, obesidad, etc.) que se ceban, por otro lado, en los sectores sociales más desfavorecidos.

En este contexto, el Ayuntamiento de Valladolid ha puesto recientemente en marcha un proceso participativo y de debate para la elaboración de la Estrategia Alimentaria Local.

En particular, nuestro grupo de investigación participa en el proyecto (de una duración de 10 meses) junto al propio Ayuntamiento de Valladolid y la Fundación Entretantos. Nuestra contribución consiste en realizar un diagnóstico sobre la sostenibilidad del actual sistema alimentario vallisoletano teniendo en cuenta, básicamente, tres objetivos: 1) La estimación de los flujos principales de entrada y salida que componen  el metabolismo agroalimentario de Valladolid y que conforman la dieta actual de sus habitantes;  2) La estimación del impacto, en términos de huella ecológica territorial, hídrica y de carbono de la dieta media de los habitantes de Valladolid, y su comparación con dos escenarios alternativos (con dietas más saludables y vegetarianas), y 3)  La estimación del uso agroecológico potencial y real del término municipal y del alfoz, así como del índice de autoabastecimiento bajo esos diferentes escenarios. En este sentido, se analizarán también las perspectivas para fomentar la agricultura ecológica urbana y periurbana dentro del propio municipio.

Podéis ver la presentación de la “Estrategia Agroalimentaria de Valladolid” en la que participaron María Sánchez, Concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Consistorio, junto a nuestro compañero Óscar Carpintero, profesor de Economía de la Universidad de Valladolid, y Pedro María Herrera, de la Fundación Entretantos en el siguiente link.

Después del verano os contaremos los principales resultados del estudio “Metabolismo y huella agroalimentaria de Valladolid”.