Hornos solares

Las cocinas u hornos solares son aparatos que utilizan la energía del sol para cocinar alimentos. Este tipo de tecnología es especialmente importante en países donde el combustible escasea y el hecho de buscar  leña supone una carga de trabajo onerosa, sobre todo para las mujeres. El África Subsahariana es uno de los lugares donde este tipo de tecnologías podría aportar más beneficios, especialmente en el Sahel, tan amenazado por la desertización.

Existen dos grandes familias de cocinas solares:

-De concentración (cocinas solares). Su funcionamiento se basa en concentrar la radicación solar en un punto mediante superficies reflectoras, generalmente parabólicas. Este punto es donde se coloca el recipiente donde se cocinará. Son cocinas rápidas y que pueden alcanzar grandes temperaturas cuando su superficie es grande y están diseñadas adecuadamente. Sus principales  inconvenientes  son la necesidad de reorientarlas adecuadamente cada poco tiempo y la dificultad de construcción de las superficies reflectoras.

-De efecto invernadero (hornos solares).  Se basan en la captura de la radiación solar en un recinto orientado al sol y aislado térmicamente. El calor del sol es captado a través de una superficie transparente que produce el efecto invernadero en el interior. La construcción de hornos solares es más sencilla y son más fáciles de usar pero alcanzan temperaturas menores.

Son numerosos los diseños de cocinas solares de materiales y construcción sencilla que se pueden encontrar en internet. Muchos de ellos son diseños sencillos, interesantes para probar que el sol calienta más de lo que pensamos, pero no suelen alcanzar más de 60-80 ºC y no son adecuados para cocinar habitualmente.

De hecho, mi experiencia muestra que conseguir los 80 grados con un horno solar casero es relativamente sencillo, lo complicado es superar los 100 grados y, sobre todo, llegar a las temperaturas habituales de cocción de cocinas y hornos convencionales, que empiezan en los 120º, a partir de estas temperaturas el horno o la cocina solar empiezan a ser un buen invento ( incluso para los que tenemos el privilegio de tener una cocina eléctrica en casa).

Voy a contar mi experiencia con diferentes cocinas solares que he fabricado, por si puede servir de ayuda a quien quiera experimentar por su cuenta. El objetivo es hacer cocinas baratas, pero eficaces, con materiales muy baratos  que se puedan encontrar en entornos rurales de países africanos y que se puedan fabricar con las herramientas más sencillas posibles. Como podréis ver por las explicaciones no soy una persona acostumbrada a los trabajos manuales ni tengo habilidades para el bricolage. Mi idea es que cualquier persona pueda hacer estos hornos simplemente con tiempo y un poco de paciencia.

  

 

Margarita Mediavilla, septiembre 2013.