¿Y si la crisis fuera el petróleo?

Es, probablemente, demasiado simplista achacar toda la crisis económica al precio del petróleo y no se puede negar que, en estos momentos, los problemas financieros son los  más inmediatos. Sin embargo, no deberíamos olvidar que, desde el año 2004 hasta ahora, el precio del petróleo se ha multiplicado por cuatro, y es evidente que esto afecta a todos los sectores de la economía: hunde a las compañías aéreas, inhibe el comercio internacional, encarece el turismo, hace menos atractiva la compra de coches, hunde a agricultores y ganaderos por el precio de los insumos…  en definitiva, hace mucho más difícil el crecimiento de todos los sectores que dependen de él, sobre todo en los países que no lo producen.

La verdad es que, con todas las consecuencias que tiene, lo difícil es no caer en la tentación de atribuirle al alto precio del petróleo la responsabilidad de la crisis global. Además, es posible que sus consecuencias  vayan mucho más allá del aumento de  costes y quizá tengan razón los que argumentan que las relaciones entre la energía y la economía son muy estrechas y el petróleo está incluso en la base de la crisis financiera actual.

A principio de los años 70 un geólogo norteamericano llamado Hubbert se preguntaba qué sucedería con la economía mundial si el consumo de energía  empezara a declinar. Esto le preocupaba especialmente porque él había observado que los yacimientos de petróleo siguen una curva de extracción en  forma de campana, de forma que, cuando se ha explotado aproximadamente la mitad, la extracción se hace forzosamente más lenta. Hubbert estimaba que en torno a 2005 se alcanzaría el máximo de extracción de petróleo de todos los pozos, tanto descubiertos como  por descubrir, y ese momento  marcaría el techo de toda la energía mundial. Su teoría se había visto confirmada en EEUU, que en 1970 había empezado a disminuir su producción,  como él había previsto 20 años antes.

Hubbert   observaba que hay dos construcciones humanas en constante crecimiento: la de la riqueza  real de los bienes materiales y la del dinero. También observaba que el dinero tiende a crecer en virtud del sistema bancario basado en el préstamo con interés, ya que el interés provoca un constante crecimiento de la masa monetaria. Hubbert  pensaba que este crecimiento monetario debía estar respaldado por un crecimiento paralelo de la riqueza física: si el dinero crece y no lo hace la riqueza física, el aumento del dinero se convierte en puramente especulativo, es sólo inflación. Además, la riqueza física  está alimentada con energía en todos sus aspectos;  la energía es, por definición, la capacidad de  realizar todo tipo de trabajos.

El consumo de energía y el volumen monetario  han crecido de forma paralela durante décadas  ¿Qué pasará el día que la energía no pueda crecer al mismo ritmo que el dinero porque se alcanza el pico  del petróleo?  Hubbert hablaba de se produciría una  “inestabilidad  financiera a gran escala”  hasta que se implantase un sistema monetario basado en interés cero y esto permitiera una economía no basada en el crecimiento y la estabilidad entre el mundo físico y el mundo del dinero.

Es hora de ver si las intuiciones de Hubbert  eran correctas, ya que  cada vez es más evidente que estamos viviendo el pico de la producción de petróleo mundial tal y como Hubbert predijo. La propia Agencia Internacional dela Energíaha reconocido oficialmente que el petróleo convencional (es decir, lo que Hubbert consideraba petróleo) alcanzó su máximo de extracción en 2006 y, aunque  ahora estamos intentando  cubrir la demanda con  petróleos de muy baja calidad y biocombustibles,  se observa que la producción total de todo tipo de líquidos se ha estancado  mientras su precio sube sin parar.  Viendo el estancamiento del petróleo y los problemas económicos mundiales actuales, es difícil no preguntarse si la crisis económica no es, simplemente,  esas “inestabilidades financieras a gran escala”  de las que Hubbert hablaba hace 40 años.

¿Y si realmente no tuviéramos una crisis financiera  sino algo mucho más profundo y complejo? ¿Y si estuviéramos viendo que los recursos naturales y la energía, que han sido poco relevantes durante décadas, se vuelven los actores más importantes de la economía? ¿Y si viéramos cómo crecen los países ricos en recursos naturales  y decrecemos los países europeos con fuerte demanda pero muy pocos recursos?   ¿Y si estuviéramos viendo que la globalización se cae porque se ha basado en un comercio internacional que requiere mucho petróleo? ¿Y si la actual crisis fuera completamente diferente a las anteriores porque estaríamos  viviendo un enorme cambio histórico marcado por el colapso del sistema bancario basado en  la deuda y el crecimiento?

Margarita Mediavilla Pascual, abril 2012. Publicado en El Norte de Castilla, 12 mayo de 1012


Similar Posts:


8 Responses to ¿Y si la crisis fuera el petróleo?

  1. Sin duda, es la razón fundamental de la crisis. Por encima de 120 dólares barril es en estos momento imposible el crecimiento. A esos precios el dinero que se mueve va hacia refugios seguros. En mi blog de aficionadillo he tratado alguna vez el tema y he recogido artículos sobre el tema crisis financiera o petrolera. La ola neoliberal de recortes para amplias capas de la sociedad hay que leerla en este contexto. La vuelta hacia lo pequeño, es lo que nos hará libres, más humanos. El cooperativismo es nuestra única salida. Gracias por tus artículos, mezcla de sabiduría y sensibilidad.

  2. Muy buena reflexión Margarita. La continuación natural para tus preguntas finales creo que es la propuesta de las Redes para la Transición: Informarnos, Multiplicar, Prepararnos y Actuar, todo esto a nivel comunidades locales, ya que ni los gobiernos ni el sistema económico podrán resolver este problema único en la historia de la humanidad.

  3. De momento parece que todavía hay suficiente petróleo como para cubrir la demanda. En el informe de BP del 2011 afirma que el consumo energético mundial del año pasado creció un 2,5% más con respecto al 2010. En cuanto a la evolución del mix energético la novedad es que ha aumentado el consumo de carbón un 5,4% y supone ya el 30,34% de la energía primaria por el 33,07% del consumo de petróleo. El consumo de gas ha aumentado un 2,2%, las renovables un 17,7% y la nuclear ha retrocedido un 4,3%. Las renovables sólo aportan un 1,59% de la energía primaria global, un 8,04% si les sumamos la energía hidroeléctrica.

    • Ya, pero ¿cuál es la demanda? Los precios siguen altos, lo cual significa que la demanda se retrae. Es cierto que en el último informe ha subido la producción, pero a costa de los crudos no convencionales, con su baja tasa de retorno energético y sus nefastas consecuencias ambientales, mientras el petróleo barato ya ha entrado en declive en 2008 y lo más significativo es la caída de las exportaciones, un 3,5% desde el pico que alcanzó en 2007. De todas formas es absurdo seguir con esa mentalidad cortoplacista del “todavía hay”. El petróleo no puede durar mucho más, que haya para dos o tres años más o incluso para una década no significa nada. La era del petróleo se está empezando a acabar y eso supone un cambio inmenso para nuestra sociedad y tenemos que empezar YA a cambiar, deberiamos haber empezado 10 o 20 años antes del pico no esperar a ver si ya vemos claramente el pico en los gráfico y entonces nos lo pensamos. Eso no vale. ¿Cuándo vamos a reaccionar?¿Cuándo todo el Mediterráneo sea un desierto debido al cambio climático causado por la huída hacia adelante del carbón?¿cuando todos los ríos españoles y todas las comarcas de la montaña estén contaminadas gracias al gas de esquisto?¿cuando no tengamos petróleo ni siquiera para extraer los minerales para construir paneles solares?

      • No niego el Peak Oil pero aún nos encontramos en una meseta alta de producción con pequeñas fluctuaciones de producción de petróleo. No creo que se pueda mantener este nivel de producción por más de un lustro antes de un descenso pronunciado. La demanda de recursos energéticos es creciente porque las necesidades de este mundo globalizado dependiente de la energía fósil son crecientes. Por ese motivo la producción de carbón, gas y petróleos no convencionales seguirán aumentando. Nuestra civilización es en una gran esponja que absorbe todos los recursos energéticos. De momento todavía no hay crisis energética pero nos acercamos peligrosamente a un punto de no retorno en el cual la producción ya no podrá satisfacer a la demanda. Vivimos al filo de la navaja, el final de una era.

  4. Una aclaración, fue el geofísico M. King Hubbert. No era geólogo (ambas disciplinas tienen mucho en común, cierto).

Responder a urbez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>