Una crítica al concepto de la TRE (Tasa de Retorno Energético) (segunda parte)

En un post anterior veíamos un poco el concepto de la TRE. Concluíamos que no es, desde el punto de vista físico, necesario que la TRE tenga que superar valores de 5 para mantener una civilización, pero sí tiene que superar el valor 1.

Aquí quiero discutir otro “problema” que tiene el concepto y que se insinuaba ligeramente en el post anterior. Es el problema de utilizar energía sin tener en cuenta el tiempo en el que se consume (potencia). De hecho, cuando hablamos de energía, en realidad solemos hacerlo de potencia energética (energía por unidad de tiempo). Decimos los KWh que gastamos de electricidad en dos meses, los metros cúbicos de gas natural que quemamos en un año, o el consumo anual de energía en el mundo en un año.

Cuando calculamos la TRE de una energía otro factor importante a tener en cuenta es el horizonte temporal del que hablamos. Como veré ahora, esto es TRE-mendamente importante.

Por ejemplo, cuando hablo de la TRE de la energía nuclear para una central nuclear, considero la energía que me proporciona en sus X años de vida útil (el numerador de las ecuaciones de la TRE), y por tanto, la TRE dependerá de cuántos años de vida útil le asigne. Luego, para calcular el denominador (la energía invertida por la sociedad para obtener la energía nuclear), suelo calcular: 1º Qué energía necesito para extraer el uranio de las minas. 2º Qué energía necesito para procesar (enriquecer) el uranio y transformarlo en combustible para la central. 3º Qué energía he empleado en la construcción de la central 4º Qué energía requiero durante sus X años de funcionamiento para mantener en funcionamiento la central.

Supongamos que la vida útil de la central nuclear es de 40 años. Y que desde su planificación (año cero) hasta su construcción y puesta en marcha pasan 5 años.

Podría preguntarme: ¿Cuál es la TRE de la central nuclear en el año 4? Obviamente cero, pues hemos consumido energía en la construcción y no hemos obtenido nada. Quizás no es hasta el año 8 o 10 que no conseguimos que la TRE sea 1, y es a partir de entonces cuando la TRE empieza a ser mayor que 1.

Alguien dirá: ¡claro! Es que tienes que contar los 40 años de vida de la central. Pero, ¿Por qué? Si yo pienso en mi hijo, no es él el que invierte los 8 o 10 primeros años pero él disfruta de una TRE positiva durante más de 30 años de su vida. En cualquier caso, si admitimos esto, entonces calculo la TRE final a los 45 años. Puede que me de 5 o más según algunos expertos.

Pero el tema de mi hijo es importante. Pensad en cuantas carreteras se han construido sobre caminos romanos en Europa, que invirtieron una energía que no hemos tenido que invertir nosotros, pensad en las refinerías con 30 años de vida y que siguen funcionando, pensad en el azadón que hizo el abuelo y que el nieto sigue usando sin tener que invertir mucha energía en su mantenimiento: Vivimos de las TRE > 1 de las generaciones pasadas.

Ahora volvamos otra vez al ejemplo nuclear. Seguro que más de uno ha pensado: ¿Por qué has parado a los 40 años de funcionamiento de la central? Debes tener en cuenta que la central hay que desmantelarla y eso cuesta energía. Y es verdad, si tardaramos 10 años en desmantelarla, 10 años que mi hijo tendría que invertir una energía, es decir, 10 años de nuevo con TRE “instantánea” cero.

Bueno pues añadamos los 10 años y recalculemos la TRE para 55 años, puede que siga siendo superior a 5, ¿no? Sí, pero está claro que ya empezamos a pensar en nietos. Además, si todas las centrales del mundo nucleares cerraran en el año 45, entonces mis nietos tendrían un problema serio, porque a ellos les da igual que les cuente que la TRE en los 55 años es mayor de 5, a ellos lo que les importa es que viven con una TRE inferior a 1.

El problema se hace muy claro cuando tenemos en cuenta un detalle más que seguro que a la mayoría de los lectores no se les ha pasado por alto: ¿Y los residuos nucleares?

Pues hay que almacenarlos en un sitio estable durante decenas de miles de años (ya sabéis, estamos pensando en nuestros nietos y los suyos). Y hay que mantener vigilado ese sitio. Eso cuesta energía. Poca año a año, pero en el ciclo completo de vida (cuando podamos dejarlos en paz sin gastar ya energía), la cantidad de energía invertida será enorme, muy superior a la que proporcionó durante 40 años la central. La TRE nuclear será menor que 1 si consideramos todo ese ciclo de vida (de la cuna a la tumba). En este sentido una estupidez intergeneracional. Pero un egocentrismo intrageneracional que puede ser útil para nuestra generación.

A diferencia de nuestros abuelos que nos dejaron un regalo de TRE (invirtieron una energía que seguimos aprovechando nosotros). La energía nuclear es justo lo contrario: aprovechamos una energía a costa de que las generaciones futuras tengan que invertir la suya…

Por supuesto, esto que vale para la nuclear vale también para los combustibles fósiles. Basta con pensar en la energía que ya estamos inviertiendo por culpa del cambio climático y que va a crecer de forma exponencial como lo hace el cambio climático ahora. De nuevo, en los cálculos de la TRE del petróleo habría que añadir el coste energético actual del cambio climático, el coste de las manchas de los vertidos, de las guerras en Iraq, Libia, etc.

Esto hace que la TRE del petróleo que calculé en el post anterior era algo optimista cuando hablo de un horizonte temporal de una o dos décadas, pero si hablo de mis nietos, puede que la TRE final del petróleo a ellos les resulte también inferior a 1.

Lo que será un desastre claro: porque nuestros nietos van a vivir no sólo con energías renovables con una TRE no muy superior a 5 (cuando metemos todos los cálculos) y con un consumo energético inferior al actual (ver nuestros trabajos sobre lo que dan de si las renovables) sino que además estarán invirtiendo una energía neta escasa en corregir los desperfectos de nuestro consumo actual de energía.

Claro que si no pensamos en nuestros nietos por lo del Cambio Climático, me temo que tampoco vigilaremos los residuos nucleares durante 10000 años (lo que basta con echar un vistazo a la Historia de la Humanidad para exclamar, ¡ pues claro iluso!).

Carlos de Castro Carranza.

 

Similar Posts:


One Response to Una crítica al concepto de la TRE (Tasa de Retorno Energético) (segunda parte)

  1. Pregunto porque desconozco la viabilidad, No sería posible racionalizar el uso de combustibles fósiles, olvidar la especulación como primordial y acercar la producción de electricidad a los lugares de consumo… por ejemplo con turbinas a 100 metros de la costa, aprovechando viento y mareas, sin perder un elevado porcentaje en el transporte, para que llegue un exceso a cada casa que en su mayoría se disipa de nuevo en transformadores…, y aprovechando para generar hidrógeno a partir del agua. Sé que el hidrógeno consume más en su producción (el agua son cenizas), pero como vector de almacenamiento es idóneo, no produce residuos y la energía aplicada para su generación es en cierto modo gratuita y sin límite teórico…. pero claro, se me olvidaba que somos hombres, lo de sapiens no va mucho con nosotros, y lo de tener más que el al lado es nuestro leit motiv… Si he metido mucho la gamba te agradecería lo indiques, no quisiera confundir a nadie y si aprender, pero creo que la clave es no verlo todo desde un punto de vista económico, sino desde el real: Sobrevivir y evolucionar, o seguir cavando para salir del hoyo, caiga quién caiga; hasta ahora eran otros, pero la globalización también incluye la decadencia generalizada, aunque no queramos verlo.

    Saludos y gracias por los interesantes temas y el rigor en su tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>