Manifiesto Última Llamada

Este lunes se ha presentado a la prensa un manifiesto (en cuya redacción hemos colaborado) y ha conseguido la adhesión de más de 200 personas relevantes de la vida académica, social y política  como Alberto Garzón, Pablo Iglesias Turrión, Ada Colau, Juantxo López de Urralde, Marina Albiol, Cayo Lara, Alicia Puleo, Jorge Riechmann, Arcadi Oliveres, Enric Duran, Teresa Forcades, Xose Manuel Beiras,  Belén Gopegui, Esther Vivas, Joan Martínez Alier, José Manuel Naredo, María Eugenia Rodríguez Palop, Yayo Herrero, etc.

El manifiesto tiene por nombre Última Llamada. Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización y su texto íntegro lo reproducimos más bajo (también se ha creado una red donde se recoge y donde se admiten adhesiones de ciudadanos particulares, se puede consultar aquí).

En el mismo se hace una llamada a mirar mucho más allá de las causas inmediatas de la crisis económica y tomar conciencia de que estamos ante un auténtico cambio de civilización porque la actual sociedad de consumo no es sostenible, y lo que llamamos crisis es en gran medida un síntoma del choque de nuestra sociedad contra los límites del Planeta.

Esperemos que esta llamada de atención sea escuchada y los sectores sociales que buscan alternativas al liberalismo actual no se conformen con las soluciones del siglo pasado sino que busquen alternativas adecuadas para este siglo que, de seguro, va a estar marcado por el enorme reto ambiental.

Marga Mediavilla

 

 

Última llamada»

Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización

Los ciudadanos y ciudadanas europeos, en su gran mayoría, asumen la idea de que la sociedad de consumo actual puede “mejorar” hacia el futuro (y que debería hacerlo). Mientras tanto, buena parte de los habitantes del planeta esperan ir acercándose a nuestros niveles de bienestar material. Sin embargo, el nivel de producción y consumo se ha conseguido a costa de agotar los recursos naturales y energéticos, y romper los equilibrios ecológicos de la Tierra.

Nada de esto es nuevo. Las investigadoras y los científicos más lúcidos llevan dándonos fundadas señales de alarma desde principios de los años setenta del siglo XX: de proseguir con las tendencias de crecimiento vigentes (económico, demográfico, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) el resultado más probable para el siglo XXI es un colapso civilizatorio.

Hoy se acumulan las noticias que indican que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta. El declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos muestran que las tendencias de progreso del pasado se están quebrando.

Frente a este desafío no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni una supuesta “economía verde” que encubre la mercantilización generalizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Las soluciones tecnológicas, tanto a la crisis ambiental como al declive energético, son insuficientes. Además, la crisis ecológica no es un tema parcial sino que determina todos los aspectos de la sociedad: alimentación, transporte, industria, urbanización, conflictos bélicos… Se trata, en definitiva, de la base de nuestra economía y de nuestras vidas.

Estamos atrapados en la dinámica perversa de una civilización que si no crece no funciona, y si crece destruye las bases naturales que la hacen posible. Nuestra cultura, tecnólatra y mercadólatra, olvida que somos, de raíz, dependientes de los ecosistemas e interdependientes.

La sociedad productivista y consumista no puede ser sustentada por el planeta. Necesitamos construir una nueva civilización capaz de asegurar una vida digna a una enorme población humana (hoy más de 7.200 millones), aún creciente, que habita un mundo de recursos menguantes. Para ello van a ser necesarios cambios radicales en los modos de vida, las formas de producción, el diseño de las ciudades y la organización territorial: y sobre todo en los valores que guían todo lo anterior. Necesitamos una sociedad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginación política, generosidad moral y creatividad técnica que logremos desplegar.

Pero esta Gran Transformación se topa con dos obstáculos titánicos: la inercia del modo de vida capitalista y los intereses de los grupos privilegiados. Para evitar el caos y la barbarie hacia donde hoy estamos dirigiéndonos, necesitamos una ruptura política profunda con la hegemonía vigente, y una economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado.

Por suerte, cada vez más gente está reaccionando ante los intentos de las elites de hacerles pagar los platos rotos. Hoy, en el Estado español, el despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M (desde la primavera de 2011) está gestando un proceso constituyente que abre posibilidades para otras formas de organización social.

Sin embargo, es fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de las implicaciones que suponen los límites del crecimiento y diseñen propuestas de cambio mucho más audaces. La crisis de régimen y la crisis económica sólo se podrán superar si al mismo tiempo se supera la crisis ecológica. En este sentido, no bastan políticas que vuelvan a las recetas del capitalismo keynesiano. Estas políticas nos llevaron, en los decenios que siguieron a la segunda guerra mundial, a un ciclo de expansión que nos colocó en el umbral de los límites del planeta. Un nuevo ciclo de expansión es inviable: no hay base material, ni espacio ecológico y recursos naturales que pudieran sustentarlo.

El siglo XXI será el siglo más decisivo de la historia de la humanidad. Supondrá una gran prueba para todas las culturas y sociedades, y para la especie en su conjunto. Una prueba donde se dirimirá nuestra continuidad en la Tierra y la posibilidad de llamar “humana” a la vida que seamos capaces de organizar después. Tenemos ante nosotros el reto de una transformación de calibre análogo al de grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial.

Atención: la ventana de oportunidad se está cerrando. Es cierto que hay muchos movimientos de resistencia alrededor del mundo en pro de la justicia ambiental (la organización Global Witness ha registrado casi mil ambientalistas muertos sólo en los últimos diez años, en sus luchas contra proyectos mineros o petroleros, defendiendo sus tierras y sus aguas). Pero a lo sumo tenemos un lustro para asentar un debate amplio y transversal sobre los límites del crecimiento, y para construir democráticamente alternativas ecológicas y energéticas que sean a la vez rigurosas y viables. Deberíamos ser capaces de ganar grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural. Además de combatir las injusticias originadas por el ejercicio de la dominación y la acumulación de riqueza, hablamos de un modelo que asuma la realidad, haga las paces con la naturaleza y posibilite la vida buena dentro de los límites ecológicos de la Tierra.

Una civilización se acaba y hemos de construir otra nueva. Las consecuencias de no hacer nada —o hacer demasiado poco— nos llevan directamente al colapso social, económico y ecológico. Pero si empezamos hoy, todavía podemos ser las y los protagonistas de una sociedad solidaria, democrática y en paz con el planeta.

— En diversos lugares de la Península Ibérica, Baleares y Canarias, y en el verano de 2014.


Cuando decimos que es la Última Llamada es porque esto se acaba, ya hemos empezado la cuesta abajo y la tecnología no nos va a salvar

En estos días un grupo de científicos, ecologistas y activistas sociales hemos redactado un manifiesto  para llamar la atención sobre un tema que está ausente de la mayor parte de los debates políticos y cuya importancia, creemos, es enorme.

Cuando uno quiere llamar la atención lanza frases de urgencia, y, por ello, el manifiesto se titula “Última llamada. Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización”. Desgraciadamente esta sociedad está demasiado acostumbrada a la urgencia y, quienes no conocen los datos básicos,  nos pueden tachar de alarmistas y contestar con el típico mantra que se suele aplicar a estos casos: “ya  muchos antes han profetizado  el fin del mundo  y eso nunca ha sucedido”.

Por ello me gustaría pedir a las lectoras y lectores que nos den, simplemente, un momento para explicarnos. Antes de acusarnos de fustigar las conciencias con “sermones sobre el Apocalipsis”, por favor, escuchen por qué decimos que, ahora especialmente, estamos viviendo una  última llamada.

En estos primeros años del siglo XXI la humanidad está viviendo un momento especialmente crítico porque nos enfrentamos al deterioro de todos los recursos naturales sobre los que descansa nuestra civilización. Muchas personas son conscientes del problema que suponen la contaminación o el cambio climático, pero estos no son los únicos problemas globales que tenemos. Mucho menos conocidos, pero mucho más obvios, son los problemas relacionados con la escasez de recursos naturales (deterioro de acuíferos, tierras fértiles, pesquerías) y, además  un problema especialmente importante para la tecnología: el agotamiento de los combustibles fósiles de los que depende el 80% de nuestra energía.

De todos estos límites naturales quizá el energético sea el más decisivo y, probablemente, también el más desconocido. Es decisivo porque toda la tecnología descansa sobre el uso de energía y porque  gran parte de las soluciones a problemas como el agotamiento de las tierras fértiles, los acuíferos o el cambio climático, también requieren de energía para poder ser contrarrestados.

Los combustibles fósiles están empezando a dar señales de agotamiento, especialmente el más versátil y utilizado: el petróleo. En las revistas científicas (ver figura 1) ya hace tiempo que se habla ampliamente de un fenómeno conocido como cenit o pico del petróleo (“peak oil”) que nos dice que, cuando los pozos empiezan a mostrar signos de agotamiento, la extracción se hace forzosamente más lenta. Este fenómeno se está observando ya: la producción de petróleo crudo está cayendo desde el año 2006. Los sustitutos a este petróleo barato y fácil de extraer (como los extraídos mediante fractura hidráulica, de peor calidad y mucho más contaminantes) apenas están consiguiendo aumentar la producción y los expertos coinciden en que antes de 2020 veremos una disminución neta de la producción de petróleo mundial (más detalles).

Si el declive del petróleo se está observando en esta década, el del gas natural se prevé antes de 2035 y el cenit del carbón y el uranio, aunque pueden demorarse un poco más, tendrá probablemente lugar alrededor de 2050 (dependiendo de hasta qué punto su explotación aumente para compensar el declive del gas y el petróleo).

Ante este hecho, una se pregunta si la tecnología va a ser capaz de proporcionarnos alternativas en forma de energías renovables, fusión o tecnologías del hidrógeno. Esta pregunta es la que nuestro grupo de investigación ha intentando responder con un  estudio que hemos llevado a cabo en los últimos siete años. Para ello hemos realizado un análisis detallado de los recursos energéticos mundiales y las tecnologías alternativas con ayuda de simulaciones matemáticas por ordenador. Ello nos ofrece una perspectiva muy amplia de lo que probablemente va a ser el futuro energético del siglo XXI (trabajos anteriores sobre aspectos parciales  se pueden ver aquí, y aquí ).

Los resultados se pueden resumir en las gráficas de la figura 2. En ellas comparamos la demanda de energía mundial que tendría lugar si continuamos con las tendencias actuales de crecimiento económico y mejora de la eficiencia, con la producción máxima de energía de todo tipo que vamos a poder poner en marcha.

Las conclusiones del estudio son claras: no tenemos tiempo. Deberíamos haber empezado el cambio tecnológico unas décadas antes. En estos momentos las energías alternativas no pueden compensar el declive, especialmente por la falta de sustitutos a los combustibles líquidos, muy dependientes del petróleo. Si hubiera tecnologías  mejores por descubrir, no van a llegar a tiempo, porque la tecnología necesita décadas para su desarrollo y el declive empieza ya. Esto quiere decir que vamos a vivir un descenso global de la energía, que va  a ser especialmente importante en esta misma década para el sector del transporte.

Estamos empezando la cuesta abajo. Hemos vivido siglos de constante aumento del consumo apoyándonos sobre la energía abundante de los combustibles fósiles y ahora esa energía empieza a disminuir. Empujados por la dinámica demencial de una sociedad basada en el crecimiento, hemos dormido durante décadas cerrando los ojos a lo obvio: los combustibles fósiles no pueden durar siempre.

El pico del petróleo y  el cambio climático  nos dicen claramente una cosa: ya hemos perdido el avión. El avión de un futuro de consumo creciente impulsado por un fabuloso desarrollo tecnológico se ha marchado ya. Es inútil quedarnos en el aeropuerto esperando a ver si viene otro. En estos momentos lo que tenemos que hacer es ir corriendo a la estación a ver si todavía podemos coger el tren. El tren de un modelo de desarrollo basado en energías renovables y  compatible con el Planeta está en el andén, pero tampoco espera  y los altavoces de la estación están dando el aviso de salida.

Podemos oír las llamadas de urgencia como la que pretende ser nuestro manifiesto, asustarnos un poco y correr al andén… pero también podemos descalificar a los “agoreros”, quedarnos sentados esperando que nos salve la tecnología y perder el tren. Eso no sería el fin del mundo. Si perdemos el tren de una sociedad industrial sostenible, la vida en el Planeta probablemente continuará y no será el fin de la raza humana. Lo que pasa es que solo nos quedará la opción de realizar el viaje en bicicleta. Nos veremos, probablemente, embarcarnos en un turbulento siglo de guerras por los recursos, estados de caos social, destrucción y declive tecnológico hasta que las sociedades humanas se acomoden a civilizaciones sostenibles con niveles de vida mucho más modestos que los actuales y en un mundo de recursos escasos.

No es cuestión de que cunda el pánico pero sí tenemos que darnos prisa. Una civilización basada en energías renovables, que no sobrexplote los ecosistemas y que mantenga un nivel de vida aceptable para toda la población humana todavía es posible, pero sería una sociedad muy diferente a la que conocemos. Tenemos que realizar un cambio de una magnitud enorme, y eso no se puede hacer en dos días. La transición es posible, pero tenemos que abrir los ojos y hacer caso a los avisos. El tren no espera.

Marga Mediavilla

 

Figura 1. El pico del petróleo es un tema ampliamente debatido en las publicaciones científicas especializadas en política energética. En las figuras se puede ver el resultado de introducir el término “peak oil” en el buscador de dos de las revistas más relevantes en este tema Energy Policy (con 214 resultados) y Energy (61).

 

Figura 2: Resultados del modelo WoLiM (World Limits Model) para la energía para el sector transporte (arriba) y para la energía total (energía primaria, abajo). Las estimaciones de energía de diferentes fuentes son comparadas con la demanda prevista según las tendencias de crecimiento económico e intensidad energética actuales. Las tecnologías alternativas se han estimado en estos resultados según las tendencias actuales de desarrollo. En el estudio completo (todavía en proceso de revisión) se han desarrollado también escenarios con mayores desarrollos tecnológicos obteniéndose resultados que arrojan conclusiones muy similares, especialmente en lo referente al sector transporte.

 

 


Cooperativas energéticas. Ampliando las fronteras

Siguiendo la interpretación del filósofo y escritor Jordi Pigem, que propone interpretar la crisis como oportunidad:

y sin infravalorar los efectos perniciosos de ésta, es interesante explorar las iniciativas que surgen en este caldo de cultivo para transformar el modelo en que vivimos. Especialmente, llaman la atención los procesos ciudadanos que tratan de empoderar a la gente en una nueva reedición de “la unión hace la fuerza” (de ahí la irrupción de cooperativas y plataformas). Esta toma de conciencia y voluntad colectiva de retomar las riendas de los aspectos básicos de nuestras vidas, se da en todos los ámbitos: la banca con la banca ética cooperativa (p.ej. FIARE), la soberanía alimentaria (con el espectacular incremento en los últimos años del número de huertos urbanos en España, [1] y de grupos de consumo), medios de comunicación (p. ej. La Marea) o las cooperativas energéticas (p. ej. Som Energia a nivel estatal).

Un ejemplo paradigmático de un sector fuertemente oligopólico en nuestro país es el sector eléctrico, hecho que se viene verificando claramente en los últimos años (ver por ejemplo los claros y concisos informes del Observatorio Crítico de la Energía) y recordado recientmente por la apertura de un expediente de competencia a una de las 5 empresas miembros de UNESA (que constituyen el 80% de la producción y más del 90% de la comercialización) por supuesta manipulación de precios. Aunque este funcionamiento había permanecido enmascarado, la crisis, que ha traído la pobreza energética pero también grandes dosis de indignación, ha cristalizado en la difusión masiva de estas circunstancias (por ejemplo mediante programas como el “Oligopoly” de Salvados o su secuela).

Las cooperativas energéticas que están surgiendo son cooperativas sin ánimo de lucro que producen y comercializan electricidad de origen renovable. Entre sus objetivos principales figura generar el 100% de la demanda de los socios, participando así activamente en la transformación del modelo energético actual. Además, tratan de ser económicamente independientes financiando sus proyectos de generación mediante la aportación de los propios socios. El ejemplo pionero y paradigmático en España es SomEnergia, nacida en 2010 en Girona (aunque existen otras cooperativas con un enfoque más local, como por ejemplo Goiener en el País Vasco, Nosa Enerxía en Galicia o EnerPlus en Cantabria; ver la lista actualizada en la web mecambio.net). La historia de la creación de SomEnergia ilustra la situación en la que nos encontramos en nuestro país. Al parecer, cuando Gijsbert Huijink, un profesor de origen holandés, llegó a la Universidad de Girona preguntó a sus compañeros por alguna cooperativa local de generación eléctrica para asociarse. Los compañeros no pudieron responderle: aún no existía ninguna cooperativa de este tipo en Cataluña, ni en España. Sin embargo, un estudio reciente para Alemania, ha estimado el número de cooperativas energéticas en el país en casi 1000, de las cuales un 20% estaban constituidas por más de 200 socios y más de 2 millones de euros en capital. El estudio concluye, significativamente, que este tipo de cooperativas suponen un modelo organizativo robusto para difundir las energías renovables a nivel local y descentralizado [2]. (Qué pena que se miente tanto a Alemania para unas cosas y para otras se ignore).

SomEnergia se encuentra en un auténtico proceso de expansión superando ya los 15.000 contratos a un ritmo de más de 150 nuevos socios por semana (+225% de crecimiento al año) como se puede apreciar en la siguiente gráfica:

(Fuente: http://plataforma.somenergia.coop)

Por comunidades autónomas, el número de socios era el siguiente (mayo 2014):

(Fuente: http://plataforma.somenergia.coop)

La tendencia de la  difusión geográfica de la cooperativa se aprecia perfectamente en el siguiente mapa, con las comunidades con más socios per capita siendo las más próximas a Cataluña.

(Fuente: http://plataforma.somenergia.coop)

En este contexto, podría surgir el debate sobre la eficiencia económica de un sistema distribuido frente a uno centralizado. Además, puesto que el actual sistema (por ejemplo las redes de distribución) está diseñado para éste último, la transición a uno distribuido incurriría en costes adicionales. Sin embargo y sin entrar en este debate, bastaría recordar que siendo la energía un bien básico, el criterio para su gestión no debería ser exclusivamente económico. Por otro lado, la generación concentrada lleva implicítia una concentración también del poder y una tendencia natural al oligopolio, frente a la generación distribuida que tiende así a “dispersar el poder” y democratizar su uso.

Siguientes pasos: ampliando las fronteras

Como se ha visto en los mapas anteriores, existe en realidad un potencial de crecimiento mucho mayor si en los diferentes territorios a nivel local se forma una constelación de grupos activos que promuevan la filosofía de las cooperativas energéticas. En este contexto surge, inevitablemente, la disyuntiva entre la creación de una cooperativa nueva, o bien la asociación con una cooperativa ya existente y asentada como pueda ser SomEnergia. Debido a que las barreras de entrada en el mercado eléctrico son muy grandes (pudiendo ser insuperables para grupos que inician su camino des una posición más frágil), las ventajas de unirse son diversas y significativas:

- evitar los altos costes de aprendizaje y de creación de una estructura operativa,

- compartir los elevados costes de operación en el mercado eléctrico (e.g. subastas del pool a través de agentes especializados),

- la financiación de proyectos de centrales renovables se logra más fácilmente con una base social amplia (más gente puede contribuir aportando menores cantidades),

- permite empezar a funcionar sobre una estructura ya creada y comenzar a trabajar activamente en la difusión y búsqueda de proyectos viables.

Así, Som Energia se encuentra actualmente en un proceso de aprendizaje para la gestión del funcionamiento descentralizado. Un ejemplo fue la última asamblea general que se realizó simultáneamente en 15 sedes vía internet. Así, los grupos locales se están multiplicando por toda la geografía del país:

Estas desventajas, sin embargo, no deberían ser interpretadas cómo un obstáculo infranqueable por grupos que se sientan fuertes y con ganas de lanzar un proyecto ambicioso a largo plazo. Valladolid no es una excepción y las primeras reuniones para impulsar el modelo de cooperativa energética en la provincia ya han empezado (ver noticia en el Norte y reportaje en ÚltimoCero). Aunque el grupo promotor gestiona en paralelo el grupo de SomEnergia en Valladolid, está actualmente en un proceso abierto para decidir su propia ruta. Para todos aquellos interesados en embarcarse en este proyecto, podéis escribir a: coopelectricava@gmail.com.

¡Mucha suerte!

Iñigo Capellán Pérez

Referencias

[1] Gregorio Ballesteros: Iniciativas de Agricultura Urbana y Periurbana Ecológica en España. II Congreso Estatal de Agricultura Urbana y Periurbana “Huertos Urbanos, autoconsumo y participación social”. Utrera (Sevilla) 2014. Un artículo sobre el tema ha aparecido en la revista El Ecologista nº 81.

[2] Sarah Debor (April 2014): “The Socio-Economic Power of Renewable Energy Production Cooperatives in Germany”, Wupperthal papers. <http://epub.wupperinst.org/files/5364/WP187.pdf>


La arquitectura bioclimática, las bicicletas y la agricultura ecológica pueden crear un millón de puestos de trabajo en España en las próximas décadas

Bonito titular ¿verdad? Es todavía más bonito que los que aparecieron hace unas semanas en los diarios acerca de las posibilidades del gas de esquisto y el petróleo en España, como el de Expansión el 24 de marzo: “España puede crear 250.000 empleos en 20 años con la producción de hidrocarburos”, o el de El País ”El sueño del oro negro español”. Estos titulares comentaban el informe que Deloitte y la Asociación Española de Compañías de Investigación, Exploración, Producción de Hidrocarburos y Almacenamiento Subterráneo (Aciep) ha realizado con el título de “Análisis del impacto del desarrollo de la exploración y producción de hidrocarburos en la economía española”.
Nuestro titular no sólo habla de crear puestos de trabajo como los de ACIEP y Deloitte, habla de cuatro veces más empleos. Es todavía mejor. Pero tiene truco. Tiene truco porque es muy fácil hacer pronósticos sobre el papel y resumirlos en titulares generosamente optimistas, pero el de la industria del fracking también tiene truco, y, sinceramente, no sé cuál de los dos es más realista, cuál exhibe más optimismos injustificados ni tampoco cuál se basa en datos más fiables.
Porque el informe de las compañías de hidrocarburos tiene un talón de Aquiles muy importante: se basa en unas estimaciones de reservas con una incertidumbre enorme. Los propios autores lo reconocen en el texto en frases como estas: “Para interpretar correctamente los resultados de este estudio, conviene recordar que estos recursos prospectivos representan estimaciones probabilísticas de los recursos cuya explotación es técnicamente viable. No se trata de reservas probadas, ni se han estimado en base a una caracterización detallada de todas las cuencas consideradas. Por lo tanto, estas estimaciones conllevan necesariamente un nivel de incertidumbre elevado.[...] Otros aspectos como el coste de extracción de los distintos yacimientos y la evolución de las condiciones del mercado podrían condicionar la viabilidad comercial de estos recursos.”
Es decir, todavía no hay estudios de campo que permitan saber cuáles son las reservas ni si realmente es rentable extraer hidrocarburos no convencionales en España, pero la industria ya está calculando una detallada estimación de los puestos de trabajo para vender el producto… ¡un caramelo difícil de resistir en un país con cinco millones de desempleados! Buena estrategia publicitaria para un estudio técnico muy escaso.
Pero incluso si el estudio de Deloitte y Aciep tuviera datos más fiables sobre las reservas probadas y hubiera hecho una estimación seria de los puestos de trabajo, sigue siendo un informe parcial que no es capaz de decirnos cuál es el impacto económico de los hidrocarburos no convencionales en la economía española, como reza su título. Para poder estimarlo se deberían también incluir las consecuencias negativas. Ya se conoce que en EEUU la explotación de gas de esquisto está teniendo impactos muy importantes: contaminación de acuíferos, suelos y aire, ocupación de territorio, pérdidas en la agricultura y en el valor de los inmuebles situados cerca de los pozos, etc. Estas consecuencias serán mayores en Europa, mucho más densamente poblada, mientras los beneficios se verán sustancialmente rebajados en países como España que no ha tenido nunca una explotación de petróleo y gas convencional significativa.
No estaría mal estudiar cuántos puestos de trabajo se pueden perder en el Norte de Burgos, el Sur de Cantabria, Baleares o Canarias, regiones que viven de un turismo basado en la calidad de sus bosques, mares y ríos. También se echa de menos un estudio serio sobre los posibles efectos del gas de esquisto sobre la ganadería, la agricultura, la exportación de vinos, el abastecimiento de agua potable, etc. Sólo así se podría ver realmente si el gas de esquisto y el petróleo no convencional crean más puestos de trabajo de los que destruyen.
En los últimos años se están volviendo habituales este tipo de titulares que nos hablan de energía y de las grandes posibilidades de alguna tecnología más o menos novedosa. Se habló en su día del proyecto Desertech “el gigantesco proyecto solar del Sáhara abastecerá a España en 2015”, de los coches eléctricos que serían “el avance generador de empleo del país”, de las nuevas generaciones de centrales nucleares que iban a ser mucho más económicas, seguras y rápidas de construir (como la de Olkiluoto-3, en Finlandia, que lleva cinco años de retraso con un sobrecoste de más del 100% sobre el precio inicialmente fijado). Se ha hablado del hidrógeno, la fusión, las pilas de combustible, de los biocombustibles extraídos del girasol, de la Jatropha o microalgas.
Pero el optimismo con el que se presentan estas tecnologías se ve rebajado en muchas ocasiones por noticias que acaparan mucha menos atención y hablan de pinchazos tecnológicos en algunos casos muy importantes. En los últimos años hemos visto cómo los biocombustibles muestran unos rendimientos ínfimos que hacen que sólo sean rentables en las mejores tierras de África y Latinoamérica (donde se están acaparando miles de hectáreas, dejando en la miseria a los campesinos locales); estamos comprobando que los coches eléctricos apenas se venden porque su relación prestaciones/precio es muy mala y que los “grandes” descubrimientos de petróleo de Noruega del año 2011 y de Brasil en 2012 apenas tienen reservas para el consumo mundial de 40 y 3 días respectivamente.
Y es que las noticias sobre energía en la prensa (al menos en la prensa mayoritaria) son abundantes pero no nos hablan de lo que realmente necesitamos saber. Se tratan aspectos parciales y se da gran relevancia a los avances tecnológicos, pero no se habla de aspectos preocupantes ampliamente aceptados en la comunidad científica como el pico del petróleo y tampoco se dan panorámicas globales. De esta forma, aunque aparentemente nos informan sobre energía, no nos muestran lo más importante: tenemos una crisis energética global y muy profunda.
Últimamente las noticias energéticas giran en torno a EEUU y sus explotaciones de petróleo y gas no convencional por medio de técnicas de fractura hidráulica (“fracking”). La Agencia Internacional de la Energía declaraba hace poco que “hacia 2019, EEUU será el máximo productor de petróleo del planeta”, que “para 2015 habrá alcanzado la independencia energética” y que “ello disminuirá su interés estratégico en Oriente Medio y podrá ayudar a la Unión Europea a depender menos de Moscú”. Pero si uno mira los datos en los que se basan estos optimistas titulares se da cuenta de hasta qué punto tenemos un problema.
Por ejemplo, la figura muestra la producción histórica de petróleo y gas natural de EEUU desde 1980 y las previsiones hasta 2035, tanto convencional como no convencional. Se puede ver que en torno a 2010 se prevé un aumento rápido de la producción, pero también que ésta se estanca en torno a 2020 (es decir, pasado mañana) y ni el petróleo ni el gas natural llegan a alcanzar el nivel de consumo de 2011 que, para el petróleo fue de 20 millones de barriles diarios y para el conjunto del gas y el petróleo 32 millones de barriles de petróleo equivalente al día.
Es decir, la propia Agencia que lanza los optimistas titulares sobre la “independencia energética estadounidense”, da unos datos que apenas retrasan el declive unos pocos años y sólo representan un pequeño alivio. Además, como denunciaba Antonio Turiel en su blog hace unas semanas (http://crashoil.blogspot.com.es/2012/11/world-energy-outlook-2012-haciendo-de.html), cuando la AIE habla de la autosuficiencia energética de EEUU, está asumiendo algo bastante irrealista: que el consumo va a empezar a disminuir drásticamente por aumentos enormes de la eficiencia energética que nunca se han observado históricamente.

Figura: Producción de petróleo y gas en EEUU histórica y estimada. Fuente: World Energy Outlook 2012, Presentación a la Prensa. Londres 12 de noviembre de 2012.

Los hidrocarburos no convencionales son muy contaminantes y eso hace que en muchos casos no merezca la pena extraerlos, pero la peor contaminación de la fractura hidráulica no es la ambiental, sino la mental. El “fracking” llena nuestras mentes de expectativas a muy corto plazo que no nos dejan ver lo importante. Porque si usamos un poco el sentido común vemos con claridad lo obvio: hemos basado nuestra sociedad en un consumo energético muy elevado que procede en un 80% de combustibles agotables y hay claros signos de que este modelo se acaba. Se están extrayendo combustibles fósiles de muy baja calidad con secuelas ambientales graves que no se explotarían si no hubiera escasez, se está investigando en nuevas tecnologías pero muy pocas terminan de despegar y ya empezamos a observar el estancamiento del petróleo sin que hayamos empezado todavía la sustitución tecnológica, cuando este tipo de cambios requieren décadas. El “fracking” puede servirnos como un parche durante menos de una década, pero cuando se acabe nos encontraremos con el mismo problema de escasez energética y habremos desaprovechado unos preciosos años que nos podrían haber servido para realizar la transición, y, a mayores, tendremos que paliar la contaminación que la fractura hidráulica habrá dejado en ríos y tierras.
Si tuviéramos un mínimo de sentido común también veríamos claramente lo más importante: tenemos que empezar a ahorrar. No podemos seguir consumiendo energía como hemos hecho hasta ahora, sin prestar la más mínima atención al ahorro y esperando a ver si se descubre “algo” que nos permita seguir con nuestro modo de vida. Deberíamos estar preparándonos ya para un futuro de descenso energético: aislando nuestras viviendas para poder calentarlas con muy poca calefacción, invirtiendo en transporte público y energías renovables, habilitando nuestras ciudades para las bicicletas, construyendo ferrocarriles de mercancías, formando a los agricultores para que utilicen técnicas que no dependan tanto del petróleo, etc.
Nuestro titular era una frase un poco simplona que sólo quería llamar la atención, pero, si lo pensamos bien, contiene más verdades de las que parece. Está basada en datos bien conocidos como el hecho de que la mejora del aislamiento en las viviendas y la instalación de paneles solares permiten un ahorro energético de más de un 50%, también es obvio que gran parte de los desplazamientos en las ciudades pueden realizarse en bicicleta o transporte público sin que ello represente una disminución en la calidad de vida de sus habitantes y es habitual que la agricultura ecológica requiera en torno a un 30% menos de consumo de energía para producciones similares.
Si España consiguiera ahorrar por medio de medidas de este estilo un 25% del petróleo que importa, ahorraríamos 18.300 millones de euros al año, dinero que las familias españolas podrían invertir en otros consumos que, sin duda, reactivarían la economía y crearían puestos de trabajo y que, a diferencia de los que promete la industria de los hidrocarburos, no se destruirían a los pocos años. Si los 18.300 millones de euros se empleasen directamente en pagar salarios modestos tendríamos esa cifra que hemos utilizado de 1 millón de puestos de trabajo. Son cálculos muy burdos, pero se pueden encontrar informes más serios como los de GTR (1), WHO (2), CCOO (3) y Programa Emplea Verde (4,5,), que también hablan de cientos de miles de puestos de trabajo* asociados a la rehabilitación de edificios y el transporte sostenible. Aún así, este simple cálculo nos sirve para hacernos una idea de lo que puede suponer el ahorro para la economía de este país que destina el 4,5% de su PIB a comprar petróleo.
Vivimos en un tiempo de burbujas pero ya deberíamos estar aprendiendo a distinguir las burbujas de las opciones sólidas. Todavía tenemos tiempo de realizar la transición hacia una sociedad ahorradora, basada en energías renovables y con una buena calidad de vida, pero si perdemos el tiempo escuchando los cantos de sirena de quienes nos hablan de “inventos” para continuar con el modelo actual sin preocuparnos, perderemos también la capacidad para realizar una transición sensata y ordenada. Si no actuamos ya decididamente ante la crisis energética, quizá cuando queramos rehabilitar nuestra casa, invertir en ferrocarriles o usar la agricultura ecológica no podamos hacerlo porque nos veamos envueltos en una situación de pobreza, guerras por los recursos y destrucción del medio ambiente. A ver si recuperamos el sentido común de una vez por todas, empezamos a pensar en el medio y largo plazo y aceptamos lo obvio: una sociedad basada en el consumismo no puede durar mucho tiempo en un planeta limitado.
Marga Mediavilla
————————————————————————————-
(*) En el informe de Aciep y Deloitte sólo el 14% de los empleos estimados eran directos (35.000). GTR habla de 150.000 nuevos empleos directos estables con a la rehabilitación de viviendas y el Programa Emplea Verde 2007-2013 estima 105.000 empleos directos en la rehabilitación de viviendas y 115.000 nuevos empleos en el transporte sostenible.
[1] INFORME GTR 2014, ESTRATEGIA PARA LA REHABILITACIÓN, Claves para transformar el sector de la edificación en España. Coautores: Albert Cuchí, Universidad Politécnica de Cataluña, Peter Sweatman, Climate Strategy. Una inicativa de GTR (Grupo de Trabajo sobre Rehabilitación) http://www.gbce.es/archivos/ckfinderfiles/GTR/Informe%20GTR%202014.pdf
[2] Unlocking new opportunities Jobs in green and healthy transport, 2014. World Health Organization, regional office for Europe. Autores: Ian Skinner, Dawei Wu, Christian Schweizer,Francesca Racioppi, Rie Tsutsumi. http://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0003/247188/Unlocking-new-opportunities-jobs-in-green-and-health-transport-Eng.pdf
[3] TREN 2020. Propuesta ferroviaria para una nueva realidad. CCOO, Greenpeace, WWF, PTP. Dirección: Manel Ferri i Tomàs (CCOO), Sara Pizzinato y Julio Barea (Greenpeace), y Georgios Tragopoulos (WWF). Autoría: Ricard Riol Jurado y Xavier Lujan Calvo, PTP – Asociación para la
[4] Estudio sobre la generación de empleo en la rehabilitación y modernización energética de edificios y viviendas. Programa Emplea Verde 2007-2013. Fundación Biodiversidad. Enero 2011. Director: Mathieu Dalle. Autores/as:Guillermo Arregui Portillo, Luis Buendía García, Bruno Estrada López, Ana Marco Marco,Bibiana Medialdea García, Milena Medialdea Medialdea García, Elena Méndez Bértolo.Asesores: Manuel Garí Ramos, Silvina Rabach. http://www.fundacion-biodiversidad.es/images/stories/recursos/empleaverde/2011/biblioteca/estudios/rehabilitacion_viviendas.pdf
[5] Estudio sobre la generación de empleo en el transporte colectivo en el marco de una apuesta por una movilidad sostenible. Programa Emplea Verde 2007-2013. Fundación Biodiversidad, enero 2011. Director: Manel Ferri. Autores:Luis Cuena; Bruno Estrada; Neus Fradera; Enric Homedes; Bibiana Medialdea; Elena Méndez; Pau Noy; Albert Vilallonga. http://www.fundacion-biodiversidad.es/images/stories/recursos/empleaverde/2011/biblioteca/estudios/transporte_colectivo.pdf

Puertas giratorias con humor

 

Esta vez os enlazo un divertido vídeo de Euskadi Vídeo que habla del lamentable y generalizado fenómeno de las puertas giratorias entre los cargos públicos y los consejos de administración de las grandes empresas energéticas. Con un poco de humor se vive mejor el cénit y los vascos están superándose últimamente en esto, sí señor.



Marga Mediavilla

 


España y sus colapsos ¿no aprenderemos nunca?

Últimamente, cada vez que escucho las noticias de la política española, me acuerdo de mi maestra de EGB y sus lecciones de historia. Recuerdo que había un periodo histórico sobre el que ella hacía especial hincapié: el colapso español del siglo XVII.  Insistía en analizar los errores de aquel siglo en un intento de que poco a poco este país fuera interiorizando esos errores  del pasado y esa historia negra de España no se volviera a repetir

Últimamente, cada vez que escucho las noticias de la política española, me acuerdo de mi maestra de EGB y sus lecciones de historia. Recuerdo que había un periodo histórico sobre el que ella hacía especial hincapié: el colapso español del siglo XVII. Probablemente intentaba que, al conocer los errores del pasado, esa historia negra de España no se volviera a repetir

Mi maestra nos hablaba de unos monarcas que se empeñaron en mantener una sangrienta guerra en Flandes para proteger el negocio exportador de la lana, en manos de grandes aristócratas. Nos contaba que, para ello, se desertizaron las tierras bajo el pastoreo excesivo de las ovejas y se talaron los bosques para construir navíos de guerra. Nos hablaba de esos reyes que protegían a nobles y religiosos mientras arruinaban con altos impuestos a campesinos y artesanos, quienes eran la base real de la economía. Recuerdo cómo mi maestra criticaba que, de forma completamente absurda, el oro de las Américas se empleara en importar manufacturas de otros países y en construir grandes iglesias con retablos dorados, en lugar de emplearse en impulsar la industria, como se estaba haciendo en otras naciones de Europa.

Parece que los intentos de mi maestra fueron en vano y no hemos aprendido gran cosa del pasado, porque, ante esta nueva caída del siglo XXI, nuestro gobierno está haciendo prácticamente lo mismo que los gobiernos de antaño. La antigua Mesta, cuyo negocio de la lana se defendió a costa de todo, recuerda demasiado a ese grupo de empresas constructoras, eléctricas y bancos a los que estamos defendiendo con sucesivos rescates pagados con dinero público. Los campesinos arruinados que soportaban todas las guerras del imperio recuerdan a los actuales trabajadores, familias, autónomos y PYMES sobre quienes ha caído toda la carga del “imperio-marca”. El corrupto y especulador Duque de Lerma parece haberse reencarnado en los políticos de la trama Gürtel y hasta las grandes iglesias con retablos de oro tienen su paralelismo en todos esos inútiles aeropuertos sin aviones y autovías sin coches en las que todavía, contra toda lógica, seguimos tirando el dinero.

¿Aprenderemos algún día? ¿Nos daremos cuenta de que, cuando llegan las crisis, no es a los grandes a los que tenemos que rescatar sino a los pequeños, porque ellos son la base real sobre la que se asienta todo el país? ¿Aprenderemos que no es la guerra y ni la imperio-marca-España la que nos salva sino el trabajo del pueblo, la empresa realmente productiva, los recursos naturales bien gestionados y el buen gobierno? ¿Aprenderá algún día este país de sus sucesivas burbujas o seguiremos soñando inconscientemente con ese imperio en el que no se ponía el sol?

Marga Mediavilla


’2052′: integrando límites en un “mundo lleno” (2)

Como comentábamos en el post anterior ’2052′: integrando límites en un “mundo lleno”, la ciencia económica convencional ha ignorado durante los siglos XIX y XX el tema de los límites. Más exactamente, no los ha ignorado sino que ha asumido que estos límites no eran significativos, y de existir, podían ser superados por otros factores, típicamente la tecnología. Esta hipótesis, progresivamente asumida hace unos 150-200 años, y entonces justificable y por tanto correcta (la hipótesis del “mundo vacío”), ha dejado sin embargo de ser válida en nuestros días.

Y es que en cualquier ciencia aparecen problemas cuando se deja de contrastar una hipótesis y se asume como principio. La hipótesis se convierte entonces en parte estructural (= incuestionable) del paradigma.

Tras la ola de investigación en torno a la sostenibilidad de los años 70, nos encontramos actualmente ante un nuevo impulso. Mientras hace 4 décadas esta ola se debió más a un esfuerzo de anticipación y planificación, la actual, mayor en magnitud y extensión, parece deberse simplemente a la fuerza que tienen los hechos al revelarse. Es interesante comprobar como aunque se advierten avances en el terreno académico, en el político la impresión es más bien la de retroceso respecto de la Cumbre de Estocolmo (1972) o de Río (1992).

En este contexto, el informe 2052 de J. Randers retoma el tema de la sostenibilidad sistémica (recursos, desigualdad, contaminación, etc.) y por lo tanto incluye el tema de la finitud de los recursos energéticos no renovables. Éstos son integrados en un modelo mundial de forma similar (aunque también con diferencias significativas) al modelo WORLD3 del informe de los “Límites del Crecimiento” – en el que Randers también participó.

Es muy interesante ver cómo, 40 años, después, los modelos siguen apuntando a resultados similares a los obtenidos por el WORLD3 de los años 70. Aunque más interesante aún quizá es constatar cómo éste modelo, opuestamente a la “creencia popular en la academia” ha reproducido muy bien la evolución de los últimos 40 años:

(Turner 2008; 2012). Figura tomada de Scientific American: http://www.scientificamerican.com/article/apocalypse-soon-has-civilization-passed-the-environmental-point-of-no-return/

El informe 2052 prevé que será la variable climática la variable crítica en las próximas décadas, es decir que una colapso sistémico sería causado por una interrelación de variables entre las cuales la primera en superar valores críticos sería la climática. Sin embargo, llama la atención cómo, en el contexto BAU que asume Randers, no considera el alcance de un pico en el GDP mundial como una variable crítica:

 

(Randers 2052)

Simplemente comenta que “la economía mundial en 2050 será mucho menor que lo que la mayoría de la gente cree” (aunque es posible que en el libro le extensión dedicada a este tema sea mayor). Las principales razones de esa saturación en el nivel de actividad económica mundial son consecuencia del efecto combinado del (1) declive de la productividad (como se viene observando en las últimas décadas), y (2) de la integración de la ley de rendimientos decrecientes en el sector energético (vía incremento de la proporción de la inversión sobre el GDP, o lo que es lo mismo, de la reducción del EROEI, como se puede ver en la figura anterior). Es muy significativo que la mayoría de modelos (y especialmente aquellos que son políticamente relevantes como el WEM de la Agencia Internacional de la Energía o aquellos que participan en el proceso del IPCC) obvian aspectos como el EROEI, y al hacerlo sus modelos son incapaces de representar estos procesos.

Otro ejemplo de modelo que integra la limitación de recursos y el EROEI es el GEMBA de M. Dale (Dale 2012). De nuevo, se obtienen techos de producción no-renovable poco antes de 2050 así como una saturación en la actividad económica asociada. Esto también coincide con el BAU del informe “Límites del Crecimiento” desde 1972. Grosso modo, parece que los modelos se ponen de acuerdo.

(Dale 2012). IZQ: Proyección de potencia energética por fuentes de energía; DCHA: Nivel de capital industrial total (EJ) representado en función del capital del sector energético (EJ).

Sin embargo, estos 3 modelos no están preparados para representar los problemas a corto y medio plazo de la energía. Es decir, su modelado asume directamente que éstos no van a existir. En las propias palabras de Randers: “Por lo tanto, no preveo un shock petrolero, ni tampoco ninguna otra crisis relacionada con los recursos en el horizonte. Tan sólo veo una transición de materiales baratos a sustitutos más caros, y con suerte, que la transición se realice a un ritmo suficiente para evitar el tipo de choques que pudieran hacer descarrilar el sistema. Pero, de nuevo, esta previsión optimista es una consecuencia de la ralentización del crecimiento económico que confío que se produzca en los próximos 40 años”.

Es decir, estos modelos nos están hablando de máximos teóricos (inalcanzables por lo tanto), no de fechas más probables. Mucha literatura ha explorado las implicaciones económicas del peakoil. En particular, Gail Tverberg escribió un post en respuesta al informe de “2052” con el franco título: “Por qué no me creo la predicción para 2052 de Randers”, en el que criticaba diversos aspectos del modelado del sector energético, su insuficiente desagregación regional (que obvia particularidades locales que podrían tener implicaciones globales) o la omisión de los precios de la energía.

Pero no debemos olvidar que el modelo perfecto a corto, y largo plazo que incluya “todo” no existe ni existirá nunca por nuestra ignorancia intrínseca y las incertidumbres asociadas, y éstos se deben de usar más bien como “herramientas de orientación” en procesos político-sociales. Algo así como rudimentarios (e imprecisos) aparatos de navegación (brújula, astrolabios) en una nave: la tripulación también debe de valorar los riesgos y participar en el diseño de la ruta más segura.

Iñigo Capellán Pérez

Referencias

(Dale 2012) Dale, M., S. Krumdieck, and P. Bodger. “Global Energy Modelling — A Biophysical Approach (GEMBA) Part 2: Methodology.” Ecological Economics 73 (Enero 2012): 158–67. doi:10.1016/j.ecolecon.2011.10.028.

(Turner 2008) Turner, Graham M. “A Comparison of The Limits to Growth with 30 Years of Reality.” Global Environmental Change 18, no. 3 (Agosto 2008): 397–411. doi:10.1016/j.gloenvcha.2008.05.001.

(Turner 2012) Turner, Graham M. “On the Cusp of Global Collapse? Updated Comparison of The Limits to Growth with Historical Data.” GAIA  – Ecological Perspectives for Science and Society 21, no. 2 (2012): 116–24.


La máquina perfecta y el crecimiento económico

 

“El mayor defecto de la raza humana es nuestra incapacidad para comprender la función exponencial”. A. Allen Bartlett

 

Durante el siglo XX la economía humana se expandió (exponencialmente) 16 veces (Producto Interior Bruto) y el consumo de energía comercial 17 veces.

Esto ha sido posible principalmente gracias al flujo de combustibles fósiles.

Sin embargo, un crecimiento como este (de alrededor del 3% anual) no es posible mantenerlo indefinidamente (y por tanto la economía no puede siempre crecer exponencialmente).

 

Suponed que llevamos al límite las leyes físicas y que creamos hoy una máquina perfecta capaz de convertir la materia en pura energía usable (por ejemplo electricidad) a partir de la conocida expresión de Einstein: E = m·c2.

A partir de expresiones analíticas o apoyándose en una hoja de cálculo, calcule:

1.- Cuánto tiempo tardaríamos en hacer hervir los océanos (bastaría con incrementar unos 36 W/m2 la potencia disipada promedio en toda la superficie de la Tierra).

2.- Cuánto tiempo tardaríamos en consumir la Tierra entera y cuándo necesitaríamos meter en la máquina cada año un planeta como la Tierra.

3.- Cuánto tiempo tardaríamos en consumir nuestro sistema Solar (incluido el Sol).

4.- ¿La velocidad de la luz nos limitaría la expansión?

5.- ¿Cuándo consumiríamos el Universo entero si los viajes fueran instantáneos?

 

En contexto:

Homo Sapiens apareció hace unos 150000 años

El género Homo aparece hace unos 2,5 millones de años

El planeta Tierra tiene unos 4500 millones de años

Solución:

El consumo de energía actual es de unos 570EJ/año que convertido en unidades de potencia es de unos 18TW. Esta energía sufre varias transformaciones hasta que es dispersada en forma de calor en la superficie terrestre. Como la superficie terrestre es de 510 millones de Km2, si repartiéramos esta potencia uniformemente tendríamos 0,035 W/m2. Si la Tierra no aumenta su temperatura por esta potencia disipada, entonces debe radiarla en forma de calor al espacio. Es una potencia despreciable frente al efecto indirecto que causa sobre la atmósfera la quema de combustibles fósiles y otros factores que dan lugar al cambio climático. Hoy este “forzamiento radiativo” (el incremento de potencia por m2) se calcula en 1,5W/m2 y ya ha sido capaz en el último siglo de incrementar la temperatura en 0,8ºC. Un incremento a mayores de 36W/m2 sobre el sistema haría cambiar el clima tanto como para que el incremento de temperatura en la Tierra hiciera “hervir” los océanos (temperatura media de 100ºC). La idea es que al incrementarse la temperatura aumenta la evaporación de los océanos y por tanto la cantidad de agua en la atmósfera. Pero el vapor de agua es un gas de efecto invernadero y se produciría una realimentación positiva (más temperatura, más vapor, más temperatura…).

36W/m2 de disipación energética directa es 1000 veces más que la disipación actual de energía (los 0,035W/m2 que calculábamos antes).

Por tanto, si consumiéramos 1000 veces más energía al año que ahora, evaporaríamos los océanos.

El enunciado nos dice que el consumo aumentó en 100 años 17 veces, si este ritmo se mantuviera 200 años, el consumo aumentaría 289 veces (17 por 17) y en 300 años el consumo sería 4913 veces mayor que el actual (173). Luego en menos de 300 años tendríamos la condición para evaporar los océanos.

Obviamente el caos climático acabaría mucho antes con la Humanidad, como sabemos.

Formalicemos matemáticamente:

 Las necesidades de consumo energéticas anuales en el siglo m serían: E =  (570·1018)·17m Julios.

En el momento presente consumimos al año el equivalente a 6333 Kg de masa a partir de la ecuación de Einstein, por tanto, en el siglo m necesitaríamos 6333·17m Kg de materia a introducir en nuestra “máquina perfecta” cada año.

Como la masa de la Tierra es de unos 6·1024Kg, igualando a 6333·17m Kg y despejando m, obtenemos 17, es decir, en el siglo 17 después del momento presente consumiríamos en un año toda la masa de la Tierra. La Tierra la habríamos consumido antes, ya que durante esos siglos hemos ido metiendo cada año materia en la máquina. Por tanto, el problema es en realidad el de calcular la energía-materia destruida en la máquina a lo largo del tiempo hasta acumular la masa de la Tierra. Es decir, un sumatorio de una función potencial (serie geométrica).

Si formalizamos matemáticamente la función en vez de por siglos por años y tomamos un crecimiento del 3% anual, en el año n consumiríamos 1,03n veces lo que consumimos ahora. Y ese año, habríamos acumulado un consumo del Σ  1,03i con i desde 1 hasta n veces el consumo actual. Ese sumatorio da como resultado: (1,03-1,03n+1)/(1-1,03) o aproximadamente 1,03n+1/0,03. Si ahora esto lo igualamos a las masas de la Tierra, el Sol, etc. podremos calcular el año en que habríamos consumido esas masas:

Tierra: 6·1024 Kg = 6333·1,03n+1/0,03, es decir, aproximadamente n = 1500 años (en menos de 200 años después estaríamos consumiendo 1 Tierra cada año)

Sol: 2·1030 Kg , n = 1950 años

Universo: 1·1053 Kg, n = 3700 años

 

Comentarios varios:

 Es decir, que 3700 años nos bastarían para consumir la masa de nuestro Universo (y en el 3832 d.m.p -después de la “máquina perfecta”- consumiríamos un Universo al año). En realidad, el crecimiento exponencial está limitado por más leyes físicas que la masa del Universo. La velocidad de la luz, por ejemplo, nos limitaría la accesibilidad a las estrellas, si pudiéramos viajar a esta velocidad con nuestra máquina, como mucho en 3700 años habríamos viajado a 3700 años-luz de distancia y por tanto tendríamos “solo” a nuestra disposición las estrellas a esa distancia de la Tierra (unos pocos cientos de millones frente a los más de 100000 millones de estrellas que contiene nuestra Galaxia). Ir a por la galaxia de Andrómeda (la más cercana del tamaño de la Vía Láctea) nos llevaría más de un millón de años.

De las leyes de la termodinámica extraemos también que la luminosidad de nuestra máquina superaría a la de toda nuestra Galaxia antes de consumir nuestro Sol, sería difícil que no se “fundiera” tal máquina (los 15 millones de grados Celsius del centro de nuestro Sol se quedarían pequeñitos al lado de la temperatura de la máquina)…

Por supuesto, además de leyes fundamentales de la física, existen otras leyes (biofísicas, ecológicas, geológicas, etc.) que hacen de factores limitantes al crecimiento exponencial. De hecho, esos factores limitantes están actuando ya desde hace unos años.

La Naturaleza se impone. Es más, si nos paramos a pensar un momento, veremos claro que la ciencia lo que hace, con sus leyes, es imponernos leyes-límites: no hay más energía que la que hay, no podemos superar la velocidad de la luz, etc.

Esto es así pese al sueño de los economistas clásicos (en el que están más del 90% de los economistas) y algunos pseudo-ingenieros que buscan energías libres. Los segundos son minoría y no pasa nada, el problema es que nos “mandan” una mayoría de economistas clásicos.

De hecho, un químico tiene siempre claro que sus leyes deben respetar las leyes de la física, y el biólogo sabe que debe respetar las leyes de la química. Y el sociólogo no debe violar las leyes biológicas.

La ciencia descansa en una pirámide con una base física.

Pero al pensar de algunos (véase la discusión con V. Navarro como ejemplo paradigmático ya), la economía clásicano tiene porqué respetar el resto de las ciencias. Es independiente de ellas. Y en realidad tienen razón, porque no es ciencia y se parece más a la astrología que a la astronomía, y poco más que horóscopos de hecho hace este tipo de economía.

No niego que no exista ciencia económica, la hay y se llama Economía Ecológica. Ésta parte, precisamente, de la idea de que las leyes de la ecología y de la física (concretamente de la termodinámica) son fundamentales y que la economía debe construirse apoyándose en ellas.

Adelantémonos a dos posibles respuestas, que ya me he encontrado, ante la idea de que la economía no puede crecer siempre exponencialmente.

  1. Las leyes de la física son temporales y se han ido cambiando a lo largo de la historia, quizás la velocidad de la luz un día se supere…

Respuesta: ja, ja, ja, ja, ja, ja… En fin, sabemos de dos leyes que son hechos observacionales a estas alturas, no “teorías temporales”: la conservación de la energía (con la que se ha construido la discusión anterior) y la ley de la entropía. Millones de observaciones desde el siglo XIX las confirman, todos los días.

  1. La economía puede crecer siempre exponencialmente si se “desmaterializa” gracias a la tecnología. En nuestro contexto hablaríamos de “desenergizar” la economía.

La respuesta a esta última objeción es el quiz de la controversia desde hace ya décadas de discusión entre economistas y políticos clásicos y los abogados de los límites a cualquier crecimiento exponencial.

Voy a poner de nuevo un ejemplo extremo basado en la conservación de la energía y la necesidad de usar energía para “todo movimiento”. Concedamos que un economista ha desmaterializado “completamente” su economía y que intenta crecer exponencialmente para siempre (unos miles de años).

Una vez al año, nuestro riquísimo economista, “hecho espíritu ya”, quiere saber qué dinero tiene (con precisión de un dólar) en su Banco virtual (todo es virtual claro). Pero resulta que “saber” consume energía, y por mucho que desenergice ese saber, resulta también que la energía está cuantizada (leyes de la física cuántica) y que existe finalmente un cuánto mínimo de energía (principio de incertidumbre de Heisenberg). La energía que necesita para obtener ese “saber” por tanto, crecerá invariablemente de forma exponencial con el tamaño de su dinero virtual y finalmente necesitará la energía de todo un Universo entero sólo para que alguien le transmita la información del número que le dice cuánto dinero tiene.

Y si hemos aprendido la lección de antes no será mucho tiempo después de meter nuestro Universo en la máquina perfecta, porque la constante de Planck (del orden de 10-34) nos la comeríamos en unas decenas de duplicaciones.

Posible réplica: algunos físicos creen que podría haber infinitos Universos. Todos tranquilos pues, la función exponencial con lo único que no puede es con el infinito.

Posible réplica para expertos: Sepamos-vivamos con menos detalle y frecuencia.

Mejor respuesta: El cuento de Isaac Asimov: “La última pregunta”.

Ojalá obligaran a los economistas y políticos a comprender este cuento.

Carlos de Castro Carranza


Pide a Jordi Évole que el pico del petróleo llegue a Salvados

Esta vez me gustaría pedir que todos los que seguís este blog nos ayudéis a pegar un salto importante en la divulgación del problema del pico del petróleo. Una persona ha lanzado una campaña en change.org para pedir al programa Salvados que elaboren un especial sobre este tema.

A ver si hay suerte y sucede algo parecido a lo que ha sucedido con  la energía eléctrica. Durante años el mercado de la energía en España fue denunciado en círculos ecologistas y en charlas minoritarias, pero solo cuando salió en televisión, precisamente en este programa,  empezó a ser conocido mayoritariamente.

Ayudadnos a difundir esta petición (también en Menéame). Merece la pena.

 

Marga Mediavilla

 

https://www.change.org/es/peticiones/jord%C3%AD-evole-y-el-equipo-de-salvados-un-programa-especial-sobre-el-oil-crash


Debates sobre decrecimiento: por favor, toquemos tierra (contestación a Vicenç Navarro)

 

El profesor Navarro ha escrito en varias ocasiones desde su blog en Público en contra de la teoría del decrecimiento y en ocasiones ha citado a Floren Marcellesi, quien también ha respondido desde esas páginas. Últimamente este debate da la impresión de haber quedado bloqueado en una oposición frontal  y  no está dando lugar al constructivo flujo de ideas que sería deseable[1]. Es una lástima, ya que  este diálogo entre la “izquierda clásica” (con su objetivo de justicia social) y el “decrecimiento” (con su preocupación por los límites del planeta) es, sin duda, uno de los retos intelectuales más necesarios en este principio de siglo.

 

Tengo la impresión de que en los sucesivos artículos, Navarro y Marcellesi debaten acerca de términos como el decrecimiento, la producción o las energías renovables, pero sin  dar ejemplos y, probablemente, perdiéndose en discusiones semánticas. Si hablasen de cosas más concretas sería más fácil dialogar. Por ejemplo, cuando Navarro argumenta: “El decrecimiento no es un concepto que pueda definirse sin conocer qué es lo que está creciendo o decreciendo. No es lo mismo, por ejemplo, crecer a base del consumo de energía no renovable, que crecer a base del consumo de energía renovable. Y no es lo mismo crecer produciendo armas que crecer produciendo los fármacos que curan el cáncer.” es difícil no estar de acuerdo con él. Es evidente que existen actividades económicas con menor consumo de energía. También es muy cierto que, como apunta Navarro, no debemos olvidar la variable política ni las relaciones de poder:” El hecho de que haya una u otra forma de crecimiento es una variable política, es decir, depende de las relaciones de poder existentes en un país y de qué clases y grupos sociales controlan la producción y distribución de, por ejemplo, la energía”.

 

 

Sin embargo, esto que es obvio como generalidad, se vuelve una cuestión mucho más relativa cuando bajamos a los casos concretos y, sobre todo, cuando usamos una visión un poco más sistémica y lo ponemos en relación con otros aspectos de la realidad también muy obvios. Tomemos, por ejemplo, el caso del sector del automóvil. Actualmente el 4,5% del PIB español se está destinando a pagar las importaciones de crudo. Para evitar esta sangría (que  no tiene visos de mejorar debido al fenómeno del pico del petróleo) podemos pensar en cambiar hacia actividades  que usen menos energía o utilicen energías renovables. Podríamos pensar en  varias opciones. Podemos, por ejemplo, no hacer nada y seguir con el mismo modelo de movilidad. Esto nos  llevaría a que los ciudadanos destinasen cada vez un porcentaje mayor de su sueldo a comprar gasolinas con lo cual el consumo de otros bienes se detraería. Se venderían menos vehículos y es probable que disminuyeran los puestos de trabajo en la industria del automóvil. Muchas personas se verían marginadas al no poder permitirse tener un coche y no tener otras alternativas.

 

Podemos, también, intentar la sustitución tecnológica, apostando, por ejemplo, por el vehículo eléctrico. Esto tendría la ventaja de beneficiar a la industria del automóvil  y aumentar la demanda de energía eléctrica que podría ser renovable. Desgraciadamente los datos nos están diciendo que la alternativa del coche eléctrico es muy débil desde el punto de vista técnico. Los vehículos que se pueden poner en el mercado en esta década tienen prestaciones muy inferiores (15 veces menos acumulación de energía que el vehículo equivalente de gasolina,  lo que se traduce en mucha menor autonomía  y mala relación prestaciones/precio). Quizá dentro de unas décadas se descubra algo que haga que los vehículos eléctricos o de hidrógeno sean mucho más eficaces, pero, de momento, no tenemos esa opción y es inútil engañarse con fantasías. ¿Qué hacemos? ¿Subvencionamos los vehículos eléctricos  a base de recortar en otras partidas como el transporte público? ¿Hacemos que los trabajadores empobrecidos paguen impuestos  para los coches eléctricos de los pudientes? Actualmente ya estamos subvencionando cada vehículo eléctrico con 5.500 euros y siguen sin venderse masivamente. Esta opción  puede parecer muy atractiva desde el punto de vista económico, pero los datos tecnológicos, sencillamente, nos muestran que es una vía muerta.

 

Tenemos otra opción, y es la que defendería el movimiento por el decrecimiento. Podemos cambiar el modelo de movilidad  penalizando la compra de vehículos y fomentando el uso de la bicicleta. Esto permitiría que los ciudadanos tuvieran una forma de moverse barata y eficaz, que sería especialmente atractiva para los menos pudientes. Se perderían puestos de trabajo en el sector del automóvil (más que en la primera opción), pero el dinero que las familias no destinarían a gasolina se podría emplear en otros consumos que generarían otro tipo de puestos de trabajo.

 

 

¿Qué solución es mejor? Probablemente ninguna de ellas es buena y solamente podemos escoger la menos mala. Para ello tenemos que echar mano de los datos que nos permitan saber bien dónde están los límites tecnológicos y cuántos empleos se pierden en cada caso, y después debatir acerca de nuestras prioridades éticas.

 

 

En estos momentos no es suficiente con hablar de generalidades como  “cambiar la forma y tipo de producción”, es evidente que tenemos que cambiar, el problema es cómo queremos y podemos hacerlo: qué modelo de producción industrial y agraria proponemos, cómo organizamos nuestras ciudades,  qué tipo de banca y de comercio preferimos, etc. Y, sobre todo, sería deseable que  propongamos opciones que sean acordes con la realidad tecnológica, porque no sólo los ecologistas radicales y los seguidores de Paul Ehrlich hablamos de que los recursos naturales y la energía son finitos, Sr. Navarro. Eso es algo que afirman prácticamente todos los ingenieros y físicos del mundo, porque esa aseveración es uno de los contenidos básicos de los primeros cursos de cualquier carrera técnica. Es cierto que la energía renovable (cuyo flujo es limitado pero constante) se puede aprovechar más con el desarrollo de tecnologías renovables, pero el que podamos usar mejores o peores tecnologías dependerá de lo que lo que hayamos podido desarrollar. Las tecnologías necesitan tiempo y a veces tienen éxito, pero también a veces fracasan.

 

 

No podemos engañarnos e intentar ignorar las conclusiones que algunos científicos como Antonio Turiel, Mariano Marzo, Gorka Bueno o nuestro  propio grupo de la Universidad de Valladolid, están poniendo de manifiesto: la crisis energética es ya evidente, es muy grave y no va a poder ser resuelta con una mera sustitución tecnológica. En ese sentido, cuando el Sr. Navarro habla de lo que él llama “ecologistas radicales” y dice que “un número considerable de ellos muestra una sensibilidad maltusiana, que asume que los recursos naturales, como por ejemplo, los recursos energéticos, son fijos, constantes y limitados” no sé si es consciente de que probablemente él entiende por “recursos energéticos” cosas que no son exactamente lo mismo que esa energía física que nosotros medimos y estamos diciendo que tienen problemas. Por eso es tan importante que bajemos a los casos concretos, porque es ahí donde se ve con claridad si va a ser esa energía física la que va a hacer que los consumidores dejen de comprar coches, viviendas o clases de inglés (o no).

 

 

Y si hablamos de energía física es deseable que cuantifiquemos. No basta con decir que Barry Commoner  afirma que la energía renovable puede crecer  ¿Cuánto puede crecer? ¿Los 0,06TW que actualmente se extraen de eólica, los 2TW que mi compañero Carlos de Castro pone como límites a la expansión de esta tecnología, los 17TW de energía primaria  que ahora mismo está consumiendo la humanidad o los 25TW que necesitaríamos si nuestros consumo sigue creciendo como hasta ahora otros 14 años?

 

 

Cada vez estoy más convencida de que los economistas ecológicos tienen mucha razón cuando argumentan que tenemos que empezar a cuantificar la economía en términos de variables reales como la energía, los puestos de trabajo, los kilos de minerales o los servicios prestados. Medir las cosas en unidades monetarias nos distrae y nos puede llevar a engaños. Ahora mismo, por ejemplo, el consumo de petróleo en España es un 23% menor que en 2007 y, sin embargo, el PIB español apenas ha caído. Estamos generando el mismo PIB con menos energía ¿se debe eso a que somos más eficaces tecnológicamente? ¿Se debe a que tenemos una sociedad más capaz de generar actividad económica, empleo y bienestar con menos energía? No, en absoluto. Lo que estamos haciendo es cultivar la desigualdad: algunos siguen aumentando sus beneficios monetarios, pero muchos ciudadanos dejan de consumir porque no tienen ni siquiera lo necesario para calentar su casa. No es esa, desde luego, la eficiencia energética que queremos, ni es ese el decrecimiento que defienden personas como Marcellesi.

 

Los defensores de la dinámica de sistemas argumentan que los seres humanos tenemos tendencia a ver los problemas fijándonos únicamente en una causa, y eso nos proporciona una visión extremadamente miope,  porque los problemas tienen múltiples causas y múltiples efectos que, además, interaccionan unos con otros y se realimentan. Este debate en torno al decrecimiento da la impresión de estar pecando de ese error. Es estéril intentar discutir si es la energía la causa de todo o si lo es la injusta distribución del poder. Ambas causas están ahí,  ambas agudizan el problema y las dos son importantes. Y además, a la hora de proponer alternativas, debemos solucionar ambas a la vez.

 

Es una lástima que ecologistas y socialistas no estemos convergiendo en un discurso único y mucho más detallado sobre las soluciones económicas que proponemos.  Porque, si bien es interesante  proponer  experiencias colectivas que permiten vivir mejor con menos como las que desarrollan los partidarios del decrecimiento, no es menos cierto que también hay que cambiar las relaciones de poder para que estos experimentos puedan convertirse en alternativas a gran escala. Ni el socialismo puede ignorar los serios estudios físicos, ingenieriles y geológicos que se presentan desde los círculos ecologistas, ni los ecologistas podemos avanzar sin un discurso político elaborado, como el que posee el socialismo. Socialismo y ecologismo deberían ser las dos patas con las que caminemos para conseguir una sociedad justa y además acorde con los límites del planeta. Cualquier alternativa que sólo contemple una de las visiones y uno de los objetivos a costa del otro es ingenua e indeseable.

Marga Mediavilla

 

 


[1] http://blogs.publico.es/dominiopublico/9039/los-errores-de-las-tesis-del-decrecimiento-economico/