MODELO MEDEAS-WORLD. Límites climáticos y energéticos (post 3 de 3)

Además del Cambio Climático que hemos visto en el Post 2 existen otros factores limitantes.

MEDEAS tiene en cuenta límites al flujo de los recursos energéticos fósiles, nucleares y renovables y tiene en cuenta las implicaciones en las infraestructuras necesarias de acuerdo a cómo evolucione la Tasa de Retorno Energético (EROI): si el EROI del sistema energético global disminuye, se requieren más infraestructuras energéticas para dar los mismos servicios energéticos a la sociedad.

Con unas infraestructuras dadas, el efecto de una disminución del EROI es pues cubrir menos energía final en el sistema. El efecto introducido es dinámico, de tal forma que no importa el nivel final del EROI del sistema (siempre que sea mayor que uno), sino la velocidad de variación de ese EROI. Si se ponen demasiado rápidamente infraestructuras energéticas de baja EROI, baja el EROI del sistema rápidamente con un efecto de inadaptación mayor que si se va más lento. Para facilitar las cosas a los escenarios, MEDEAS da por supuesto que tenderán a crecer más rápido los nuevos sistemas energéticos renovables con mayor EROI; algo que no es así siempre pero que supone un sistema más inteligente del que tenemos ahora.

Para la realimentación de los flujos energéticos, la idea principal es dejar al usuario la opción de escoger posibles curvas de producción máxima anual para los recursos no renovables, atendiendo a la literatura basada en las curvas de Hubbert o similares. Se toman distintas curvas como puntos de partida y si la demanda esperada de alguno de los recursos no renovables supera en algún momento la oferta máxima de acuerdo a esas curvas de Hubbert, se limita a esa oferta y luego se filtra a la economía. Para las fuentes renovables se escoge un límite máximo (por defecto bajo respecto a la literatura y de acuerdo a nuestras publicaciones, aunque no va a tener mucha influencia), y se escoge un crecimiento deseado que se va matizando por la EROI de la fuente concreta.

Se tiene en cuenta además, y de manera por ahora muy conservadora, las necesidades de almacenamiento y de sobrecapacidad a añadir (con sus gastos en infraestructuras materiales y energéticos) para tener en cuenta la intermitencia de estas fuentes. Algunos sistemas o procesos energéticos que bajan muy rápidamente la EROI del sistema en cada escenario no se tienen en cuenta o se minimizan (almacenamiento de CO2, transformación del carbón en líquidos), tampoco se consideran “milagros” energéticos tipo “fusión nuclear con alta EROI”, pero se considera  un aumento de la eficiencia global (a través de una mejora en la intensidad energética), algo que es coherente con el pasado siempre que el sistema crezca, pero más dudoso si el sistema se estanca o decrece. Además, en algunas tecnologías se le añade una mejora a esta mejora global automática.

El resto de Warnings que atendíamos en el post 1 de esta serie se mantienen como tales para seguir manteniendo abierta la discusión y, sobre todo, por la dificultad de generar realimentaciones. Por ejemplo, siguiendo el esquema utilizado para los recursos fósiles energéticos podríamos haber tomado curvas de Hubbert análogas para recursos minerales, pues en algunos de ellos vemos que se sobrepasan las Reservas conocidas. Sin embargo, por seguir generando un modelo conservador, no lo hemos realimentado en base a que la incertidumbre sobre las Reservas y Recursos de los minerales es bastante mayor que los mejor estudiados petróleo, gas natural y carbón, y en base a que la sustitución por otros minerales o la tasa de reciclado permite en teoría –aunque a costa de organización y energía- alejar muchos de esos picos de producción más allá de las décadas de 2030-2050, que es donde ya encontramos las restricciones al crecimiento en todos los escenarios de MEDEAS con las realimentaciones ya hechas.

Es decir, los resultados de MEDEAS para los distintos escenarios hay que tender a verlos como curvas máximas, la realidad probablemente se sitúe por debajo mientras se mantengan las hipótesis de partida.

El mismo razonamiento se aplica al resto de Warnings (uso de agua y suelos por ejemplo). Y se aplicaría a todo lo que no hemos modelado en MEDEAS aún (mundo financiero, desigualdad humana, pérdida masiva de biodiversidad, disrupción de otros ciclos biogeoquímicos además de los que dan lugar al cambio climático, etc.).

Estos son los escenarios BAU y Escenario 2 cuando está MEDEAS-World con las tres realimentaciones: Recursos Energéticos, EROI (estándar) y Cambio Climático (intermedio entre débil y fuerte):

Figura 10. Incremento de temperatura respecto a la preindustrial en los escenarios BAU y Escenario2 a lo largo del siglo XXI.

 

En la Figura 10 observamos que antes del 2035 se cruzará el límite de los 1.5ºC, pero el Escenario2 consigue no sobrepasar los 2ºC. Esta observación vale para todos los escenarios que hemos elaborado: no se evita en ninguno de ellos que se sobrepase el límite de los 1.5ºC a lo largo de este siglo.

Y también de forma generalizada: todos los escenarios ensayados terminan haciendo que la economía deje de crecer para luego decrecer fuertemente a lo largo de este siglo:

Figura 11. Renta global en los escenarios BAU y Escenario2.

 

El Escenario 2, al evitar sobrepasar los 2ºC y aunque ralentiza su crecimiento económico, no evita el colapso del sistema energético-económico mundial en la segunda mitad del siglo XXI.

El enorme esfuerzo que supone el Escenario 2 pareciera quedar en vano:

Figura 12. Millones de Hectáreas ocupadas por infraestructuras solares e hidroeléctricas en el escenario BAU y Escenario2.

 

Las infraestructuras terminan cayendo porque la economía cae, dejando de demandarlas. En la Figura 12 vemos que para el Escenario 2 estaríamos ocupando más de 100 Millones de hectáreas en el mundo con pantanos y plantas fotovoltaicas, lo que supera todas las infraestructuras existentes de todo tipo en todo Europa en el momento presente.

 

Figura 13. Potencia instalada en baterías eléctricas para los escenarios BAU y Escenario2

 

MEDEAS trata de cubrir las necesidades de almacenamiento eléctrico generales primero con bombeo hidráulico inverso y luego con baterías eléctricas. Las necesidades para el transporte las cubre con éstas últimas. MEDEAS, en el Escenario 2, llega a tener una flota de 600 millones de vehículos eléctricos, muchos menos que la flota actual de vehículos fósiles, pero fracasa en el empeño.

Los subsistemas se vienen abajo en todos los escenarios por la confluencia de las tres realimentaciones estudiadas. El intento de evitar el Cambio Climático a base de una sustitución rápida del sistema energético fósil en uno renovable, refuerza las otras realimentaciones limitantes: si lo hacemos muy rápido necesitamos mucha energía (fósil al principio) para extraer y procesar los minerales y materiales de las nuevas infraestructuras, lo que atrae los picos de materiales y hace descender rápidamente las Tasas de Retorno Energético. El descenso de la tasa de retorno exige, para cubrir los consumos que demanda la sociedad fuera del propio sistema energético, añadir una sobrecapacidad de infraestructuras que requieren además unas infraestructuras extra y materiales extra para el almacenamiento de la electricidad. Como el Cambio Climático no desaparece, aunque suponga un mucho menor lastre, el sistema no puede evitar la caída, lo hace desde un sitio más alto y lo hace más rápido, generando la intuición de que la adaptación necesaria posterior sería mucho más difícil (“¿engordar más para morir peor?”).

Las tensiones que resultan en el sistema aparecen más allá de indicadores económicos:

Figura 14. Promedio mundial del Índice de Desarrollo Humano.

 

Dada la correlación actual que existe entre el Índice de Desarrollo Humano y la energía disponible, MEDEAS modeliza el indicador IDH de las Naciones Unidas para los distintos escenarios. Se considera un índice de desarrollo humano alto a partir de 0.8 (el que disfrutamos los países europeos por ejemplo). Los 4 países más empobrecidos del mundo bajo este indicador son Burkina Faso (0.40), Chad (0.40), Níger (0.35) y la República Centroafricana (0.35). MEDEAS no regionaliza ni entiende por ahora de desigualdad humana, por lo que es “optimista” acerca de cualquier posible warning/tensión/límite que podamos imaginar que provenga de ellos.

 

Podemos congratularnos al pensar que el modelo MEDEAS puede mantener el crecimiento económico y energético global en los escenarios de rápida transición renovable hasta al menos el 2050 (aunque con crecimientos que se van ralentizando hacia una economía estacionaria), que es el horizonte temporal para el que de hecho está diseñado MEDEAS. Podemos pensar que a partir de ese momento nuevas transiciones energéticas (renovables no imaginadas aún, fusión nuclear, reactores rápidos de fisión nuclear) o un cambio profundo en la matriz económica, permitiría salir de la tendencia sistemática al colapso que observamos.

Pero lo que en realidad observamos, salvo una fe “creacionista” en milagros tecnológicos u organizativos, es que cuanto más se retrasa la caída, más rápidamente viene esta (efecto Séneca). Algo que una y otra vez encontraron y discutieron ya los Meadows en sus Límites al Crecimiento y revisiones posteriores. MEDEAS refina pero corrobora las principales conclusiones de los Límites al Crecimiento: ya no es evitable el decrecimiento de variables como la energía, la renta mundial, etc. y las cuestiones que ahora se abren son de adaptación al decrecimiento material y energético del sistema y la evitación de los colapsos más catastróficos.

Es verdad que MEDEAS no habilita de hecho políticas de adaptación o de gestión de la demanda, pero pensar en estas debe ser en el contexto del decrecimiento del sistema.

Para los recalcitrantes que piensen que MEDEAS es pesimista por “colapsista”, recordemos que:

El Escenario 2 se come entre el 60% y el 250% (según minerales) de las Reservas conocidas de: cadmio, cobre,  cromo, litio, molibdeno, neodimio, plata y zinc (no todo se lo comen las renovables, pues suponemos que el sistema que crece requiere más de los minerales en extrapolación al pasado). Reciclar a altas tasas requiere organización y energía. Difíciles de imaginar en un sistema en decrecimiento rápido. Y si no colapsara el sistema, las reservas se las comería antes y en mayor cantidad…

En los escenarios no hay realimentaciones limitantes por el uso de suelos y agua. No hay realimentaciones limitantes por la pérdida de biodiversidad, la contaminación, etc. No hay corrupción, burbujas financieras, tensiones geopolíticas, etc.

En los escenarios suponemos que pase lo que pase la eficiencia del sistema para transformar energía en economía siempre va a seguir aumentando (la intensidad energética global va mejorando).

Las gráficas anteriores no han considerado ningún efecto de Tasas de Retorno Energético más allá del concepto estándar del mismo, permitiendo que siga funcionando el sistema con EROI < 5 (lo discutiremos en un próximo post).

Puede parecer que MEDEAS es desesperante porque no hay forma de salvar el sistema de un fuerte decrecimiento o quizás incluso colapso civilizatorio. Pero no es así salvo que uno desee verlo así. MEDEAS muestra la necesidad de un cambio de paradigma económico/energético/material y la necesidad de una fortísima adaptación a un mundo en el que va a decrecer pronto, o muy pronto, los indicadores actuales de economía y energía. MEDEAS no tiene fe ciega en la tecnología y calificarlo como “optimista” o “pesimista” tiene más que ver con el optimismo o pesimismo existencial de cada cual.

 


GEEDS y MEDEAS en TV3 “Modelando la transición energética”

TV3 estuvo un día con nosotros en Valladolid (eso sí, en fechas más soleadas) para grabar este programa centrado en la importancia y los desafíos del modelado de la transición energética a fuentes renovables. Agradecemos a Jordi Vilardell Gómez su paciencia con nosotros y profesionalidad en la realización de este excelente programa.

Con la participación asímismo de nuestros compañeros de proyecto MEDEAS: Jordi Solé, Antonio Turiel y Antonio García-Olivares, del CSIC Institut De Ciències Del Mar de Barcelona.


MODELO MEDEAS-WORLD con límites climáticos. MEDEAS-World-CC (post 2 de 3)

El problema del tipo de modelos como el que hemos visto en el post anterior con nuestro MEDEAS-Tierra Plana (Post 1), que son la inmensa mayoría de los que se están manejando, está relacionada con la hipótesis de que las hipótesis de partida de los modelos no van a cambiar según evolucionen o aparezcan lo que hemos denominado WARNINGS.

Así, es absurdo (ni intuitivo, ni lógico), que se pueda mantener el crecimiento explosivo de la renta per cápita mundial (GDPpc) en un mundo en el que el cambio climático se dispara a zonas que consideramos muy peligrosas para la humanidad. Si van a aparecer catástrofes o disfunciones climáticas, éstas deben afectar, en especial cuanto más nos separemos del presente clima, a los sub-modelos que consideremos en nuestros modelos. Es difícil argumentar que 2ºC es muy peligroso y que podríamos llegar a sobrepasar los 4ºC, mientras que la economía, el sistema energético o la propia sociedad humana no se ven fuertemente afectados. Esta crítica se lleva haciendo desde hace tiempo, y lo que se ha hecho, hasta el presente, ha sido suponer que las Figuras 1 y 2 del post anterior, son afectadas por el incremento de la temperatura. Hasta recientemente, los modelos más dramáticos (e.g. el informe Stern) hablaban de unas pérdidas económicas de hasta el 20%, aunque los valores típicos que se suelen encontrar en la literatura son “despreciables” (0,2-2% en el IPCC 2014).

Lo que se suele pasar de puntillas es la paradoja de que si la renta per cápita se fija de antemano siempre creciente y en 2100 vamos a ser 5 veces más ricos en promedio que ahora, una reducción “dramática” del 30% que se resta al final (no pues dinámicamente), supondría que en vez de ser 5 veces más ricos seríamos “solo” 3,5 veces más ricos que ahora. Así pues,  los escenarios más radicales que imaginan los economistas clásicos no parecen “muy peligrosos” ni siquiera para aumentos de temperatura de 5ºC o más.

Existe pues un salto cualitativo, y no solo cuantitativo, entre el miedo a no pasar de los 2ºC, considerado muy peligroso por nuestros mejores climatólogos, y el ser tan solo menos ricos si llegamos a los 5ºC de incremento de temperatura cuando el submodelo climático pasa a los expertos en economía clásica.

La riqueza de MEDEAS aquí es doble: por un lado, porque al ser un modelo de dinámica de sistemas, las funciones son evaluadas y realimentadas paso a paso (cada mes, por ejemplo) en vez de esperar a que pasen décadas o siglos para “restar” o “realimentar” el efecto de haber sobrepasado el WARNING. El mundo real es dinámico y los modelos dinámicos están naturalmente mejor preparados para atrapar esta realidad. Por otro lado, MEDEAS trata, a pesar de la incertidumbre, de no ignorar que lo “muy peligroso” debe traducirse en un impacto dinámico coherente sobre el propio modelo. Siendo esto así, podemos prever que no llegaremos este siglo a un incremento de 5ºC ni intentándolo de veras, porque los efectos realimentados sobre el sistema humano impedirán que quememos tal cantidad de recursos fósiles. Tan absurdo es pensar que vamos a ser 5 veces más ricos que ahora emitiendo cada vez más gases invernadero como que vamos a llegar a 5ºC más de temperatura este siglo (salvo, en este caso, que aparezcan grandes sorpresas climáticas tipo puntos de no retorno o “tipping points”, cosa que no es tan fácilmente descartable).

Dietz-Stern (2015) y algunos pocos economistas más, han empezado tímidamente a hacer esto muy recientemente. MEDEAS-World lo hace a través del sub-módulo energético que luego se encargará de filtrar la influencia a través del resto de conexiones entre sub-módulos. En vez de afectar el Cambio Climático a tal o cual sector económico, a las infraestructuras, al acceso a tierras, pérdidas agrícolas, expansión de enfermedades, etc. lo que hace MEDEAS es que el cambio climático impacte directamente sobre la disponibilidad de energía (que entendemos siempre como “eso que nos permite hacer cosas”, como infraestructuras, acceder a tierras, agricultura, etc.).

La hipótesis será necesariamente “gruesa” dado que hoy los expertos no tienen cuantificado qué entienden por “muy peligroso”, pero consideramos que es erróneo quedarse solo con efectos locales de alcance local (como evaluar los ahorros en calefacción o los costes en aire acondicionado, por poner un ejemplo típico, puesto que como se ha demostrado, este enfoque tiene a subestimar ampliamente los impactos del cambio climático en la sociedad).

Mientras nuestro conocimiento sobre esa cuantificación de la causalidad clima-sistema humano aumenta, sí podemos tratar de cerrar algo la incertidumbre en base a lo que los expertos climatólogos y ecólogos nos dicen. Por ejemplo, Hansen y otros (Hansen et al 2017), creen que un incremento de un grado (que ya hemos sobrepasado) condena a largo plazo muchas zonas costeras con infraestructuras y ciudades. Los acuerdos de París toman 1,5 y 2ºC los incrementos de temperatura considerados como los WARNINGS que traspasados son peligrosos o muy peligrosos. El propio Hansen cree que 3ºC sería “desastroso” (Watts 2017). Por tanto, debemos estar observando malfunciones en el sistema global por el cambio climático hoy y, sobrepasar los límites de lo peligroso, debería inhabilitar tarde o temprano los mecanismos que nos llevan a la expansión del sistema humano, a su crecimiento.

La forma más directa pues es suponer una función del incremento de temperatura, o algún otra “medida” del cambio climático, que impacte sobre el propio modelo de acuerdo y en coherencia con esos WARNINGS.

Una posibilidad es tomarse en serio los Acuerdos de Paris de tal forma que asociemos a 1,5ºC (modelo que llamaremos de CC “fuerte”) o a 2ºC (modelo de CC “débil”) el límite que consideramos que nos mete en zona muy peligrosa, y a la vez asociar a lo muy peligroso aquello que limitaría el crecimiento histórico de la oferta energética disponible para la sociedad.

Es decir, que llegar a los límites nos impediría el crecimiento de la oferta energética disponible; lo que sería efectivamente preocupante sin gestión adecuada (¿muy peligroso?) porque generaría un estancamiento en el crecimiento energético que, si no se desacopla de la economía, generaría un estancamiento en la misma: la economía solo podría crecer si mejora la eficiencia energética a través de la mejora en la intensidad energética. Acercarse a esos límites ralentizaría el crecimiento, mientras que superarlos iría generando un decrecimiento en la oferta disponible de energía. Si al lector esta idea le parece razonable o incluso “conservadora”, señalemos que el modelo más “radical” en este sentido que conocemos, el de Dietz-Stern, aquí sería un ejemplo de modelo CC muy débil.

Escogiendo como extremos elegibles esos dos modelos de CC que hemos llamado débil y fuerte, tendríamos una realimentación negativa (limitante) en el modelo MEDEAS-WORLD. Llamaríamos al nuevo modelo, MEDEAS-WORLD-CC (sin limitaciones en el resto de variables):

Figura 7. Renta per cápita promedio mundial en el escenario BAU para el modelo MEDEAS-WORLD-CC cuando se considera débil y fuerte el efecto del cambio climático.

 

En la Figura 7 vemos ahora las evoluciones de la renta per cápita para el escenario BAU para los modelos en que la realimentación negativa del cambio climático impide el crecimiento de la energía a los 2ºC (débil), y a los 1,5ºC (fuerte). La temperatura a finales del siglo no llega a los 3,5ºC porque las emisiones decrecen junto con la economía. En el primer caso se produce un decrecimiento de la Renta tan rápida como el ascenso, con un máximo en la década del 2040. En el caso de una realimentación fuerte vemos un colapso que comenzaría al comienzo de la década de 2030. El riesgo de fin de Civilización queda reflejado aquí a través del indicador de la Renta. El WARNING climático se traduce en una necesidad de transición rápida a un escenario energético diferente. Persistir en el BAU a la vez que creer que el Cambio Climático ejerce una influencia negativa sobre el propio BAU, lleva al fin del mismo BAU. En este sentido, el BAU es “antisistema”. La defensa ideológica del BAU necesita en paralelo una defensa ideológica de una minimización o desprecio del Cambio Climático.

Pero esa misma coherencia con la peligrosidad del cambio climático se aplicaría también al Escenario 2:

Figura 8. Renta per cápita promedio mundial en el Escenario 2 para el modelo MEDEAS-WORLD-CC cuando se considera débil y fuerte el efecto del cambio climático

 

Si los impactos del Cambio Climático son relativamente débiles, podríamos mantener en el Escenario 2 el crecimiento en la renta a lo largo de las próximas décadas, al menos hasta más allá del 2050, pero si la intuición de que incluso 1,5ºC sobrepasa el límite de lo peligroso, podría ser inevitable el decrecimiento económico a partir de la década del 2040 incluso en este escenario.

Si la intuición de climátólogos y ecólogos y los Warnings de los acuerdos de Paris son realistas llegamos tarde para evitar que los efectos del cambio climático generen un decrecimiento económico. Se anuncia ya la necesidad de un cambio de modelo socio-económico probablemente radical y cercano en el tiempo.

Y siguen persistiendo pese a todo otros WARNINGS, como el de la bajada de la tasa de retorno energético del sistema:

Figura 9. Evolución de la Tasa de Retorno Energética del sistema global energético en el Escenario 2

El Escenario 2, a pesar o porque hace una transición muy rápida a energías renovables, con la idea de que no se sobrepasen los límites que impondría el cambio climático, mantiene (o empeora) otros Warnings, en el caso de la figura 9 vemos reflejada una caída muy rápida de la Tasa de Retorno Energética del sistema hasta niveles inferiores a 5. Mientras no realimentemos la TRE, no sabremos hasta qué punto o no el Escenario 2, también es un escenario “antisistema”.

Con igual lógica que la que hemos empleado en los modelos con realimentaciones climáticas, el sobrepasamiento de otros Warnings, nos lleva de forma natural a optar directamente por modelos ricos en realimentaciones al menos en aquellas “variables” que pensemos que el sobrepasamiento de ciertos límites o Warnings sean importantes; la Tasa de Retorno Energético, sería una de ellas. A su vez, MEDEAS tendrá en cuenta también otros factores limitantes relacionados con la idea básica de una Tierra no plana o finita en recursos.

En el siguiente post (Post 3), veremos a MEDEAS-Mundo desarrollando un potencial más completo de todo esto.

 


Convocatoria de 3 plazas para investigadores

Empezamos el año convocando 3 plazas para trabajar en el seno de nuestro grupo de investigación. Lamentamos la premura pero todas ellas finalizan el plazo entre el 10 y el 12 de enero:

  • Investigador doctor para dar apoyo al proyecto MEDEAS.

Plazo límite: 10 de enero.

Para más información ver convocatoria.

  • Técnico de apoyo a la investigación para dar apoyo al proyecto MEDEAS.

Plazo límite: 10 de enero.

Para más información ver convocatoria.

  • Técnico de apoyo a la investigación (titulados universitarios) en las Universidades Públicas de Castilla y León para jóvenes incluidos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (empadronados en CyL).

Plazo límite: 12 de enero.

Para más información ver: http://www.educa.jcyl.es/universidad/es/servicio-investigacion-cientifica/ayudas-subvenciones-investigacion/ayudas-contratacion-personal-tecnico-apoyo-investigacion-un (Fichas tipo B Universidad de Valladolid)

Dirigir las dos primeras solicitudes a Luis Javier Miguel González <ljmiguel@eii.uva.es> y la tercera a la Junta de Castilla y León, a través del procedimiento que indica la propia convocatoria.


MODELO MEDEAS-WORLD. Modelos como si la Tierra fuera plana (post 1 de 3)

Nuestro grupo GEEDS es el encargado de diseñar los modelos de Dinámica de Sistemas en el proyecto europeo MEDEAS (acrónimo de “Modelizando la transición energética renovable en Europa” en inglés). El objetivo principal de este proyecto consiste en la creación de un nuevo conjunto de herramientas para analizar mejor los impactos y limitaciones de la transición del sistema energético de producción y consumo de la Unión Europea hacia una economía baja en carbono. Estas herramientas, en forma de modelos de simulación centrados en diferentes escalas (global, UE, país) integran dimensiones como la disponibilidad de energía, materiales y tierra, comportamiento socioeconómico, sistema climático, etc.

Para introducirse en el proyecto y el modelo se puede consultar:

http://www.medeas.eu/

http://www.medeas.eu/model/medeas-model

Los modelos de sismulación están siendo desarrollados inicialmente con el software Vensim y después “traducidos” a Python con el objetivo de que sean completamente de código abierto (open source). Estos modelos de simulación permiten al usuario experimentar diferentes hipótesis y retos de políticas energéticas. Los experimentos que se hacen con ellos pueden ayudar a comprender las relaciones entre los sistemas energético, socioeconómico y ecológico, así como entender las consecuencias que pueden tener las diferentes situaciones hipotéticas que se puedan dar. En este texto se describen algunos experimentos, sus resultados y nuestras interpretaciones de los mismos. Aunque todos lo resultados están sujetos a incertidumbres, creemos que se pueden extraer importantes conclusiones.

En esta primera remesa realizaremos tres posts sobre modelos globales. En este primero analizaremos modelos que llamamos de “Tierra plana”, en un segundo post veremos qué puede pasar si imponemos “límites climáticos” (CC) a la Tierra plana, y en un tercer post exploraremos el modelo mundial con todo el potencial que hasta ahora hemos desarrollado: “MEDEAS-World”.

 

Modelo sin limitaciones biofísicas (“Tierra plana”)

El modelo MEDEAS-World deja al usuario la posibilidad de suponer que el crecimiento de la economía, el consumo de energía mundial o el del resto de parámetros no tienen limitaciones biofísicas[1].

Se puede partir de un supuesto (o deseado) crecimiento en la renta per cápita (GDPpc) y de la población mundial, sin restricciones, asumiendo que éstos objetivos se alcanzarán. La inmensa mayoría de modelos IAM (Integrated Assessments Models) que manejan la Agencia Internacional de la Energía y otras agencias de la energía, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático y otros con enfoques sobre el cambio climático, etc. lo hacen así. La cuestión a dirimir suele ser el “cómo” se alcanzarán.

MEDEAS puede imitarlos desconectando mediante “interruptores” todos o algunos de los factores que podemos imaginar como limitantes.

En MEDEAS manejamos varios escenarios tipo que pueden ser modificados también por el usuario.

Para esta presentación vamos a presentar dos de los escenarios base que manejamos, el primero, llamado clásicamente BAU (Bussiness As Usual) recoge, a través de algunas hipótesis y datos, las tendencias históricas de parámetros económicos (por ejemplo, el crecimiento del GDPpc), sociales (por ejemplo, el crecimiento de la población), energéticos (el uso de energías fósiles y nuclear con posibles picos de la oferta de la producción, el crecimiento observado de las energías renovables, etc.) y climáticos (por ejemplo, respuesta de la temperatura a las emisiones de gases).

El segundo escenario, llamado Escenario2, es uno en el que se supone un mayor crecimiento de la economía, un menor crecimiento de la población, mayores mejoras de eficiencia y, sobre todo, un superior aumento del crecimiento de las energías renovables buscando una sustitución muy rápida de las energías fósiles. Por lo demás, se podría considerar un escenario BAU muy pro-renovable (es BAU en el sentido de que basa las “soluciones” en cambios tecnológicos, pero no cambia, por ejemplo, las reglas de juego económicas).

El modelo además conecta la economía física con la energía a través de las intensidades energéticas disgregadas en 35 sectores económicos de los que disponemos de información tanto de sus cuentas económicas como de sus cuentas energéticas (en la jerga economista, a través de las matrices Input/Output, que nos permiten saber los intercambios, en el pasado reciente, tanto económicos como energéticos de los distintos sectores entre sí).

Los modelos lo que hacen es extrapolar las hipótesis que los definen hacia el futuro, no tratan de predecirlo; son un ejercicio de cuál sería el futuro sí:

1º las hipótesis son correctas y abarcan suficientemente las claves del comportamiento del sistema –lo que nunca es exacto-.

2º las hipótesis se mantienen en el futuro a pesar de lo que vaya pasando –lo que abre la posibilidad de actuar en el presente y los futuros próximos para modificar los futuros más alejados que no nos gusten o temamos-.

MEDEAS está diseñado para explorar hasta el año 2050 pero se puede correr sin que fallen las relaciones impuestas hasta el 2100. Aunque es un modelo centrado en la relación energía-economía, se ha disgregado en diversos submódulos que relacionan 7 subsistemas entre sí, formando un “poliedro” complejo: Economía, Sociedad, Energía, Materiales (minerales y agua), Suelos, Cambio Climático e Infraestructuras.

Figura 0. Diagrama de las influencias entre sub-módulos de MEDEAS.

 

Obviamente, para cualquier modelo, cuando se extrapola más y más hacia el futuro, cualquier error en las hipótesis iniciales se puede ir agrandando más y más y será además más difícil de creer que las hipótesis iniciales se van a mantener; es decir, será menos hábil si lo que se pretende es explorar los posibles futuros.

El resultado de nuestro modelo, considerando que no existen límites para los parámetros que suelen ser de interés a políticos, economistas, expertos en energía y en cambio climático, no difieren mucho del resto de modelos que se manejan por organismos y agencias mundiales y regionales.

Presentemos algunas salidas interesantes de MEDEAS-World-Tierra Plana:

Figura 1. Evolución de la Renta per cápita promedio mundial en $ constantes (GDPpc) en los escenarios BAU (línea roja) y SCEN2 (línea azul) para el modelo MEDEAS-World-Tierra Plana

 

Figura 2. Energía final consumida en  dos escenarios. Aquí vemos que el SCEN2 requiere menos crecimiento energético final pero no se desacopla la economía de la energía del todo –a pesar de la mejora continua en la eficiencia tecnológica que se considera de forma automática en todos los escenarios a través del descenso de la llamada intensidad energética, una hipótesis importante que presupone avance tecnológico continuo-.

 

MEDEAS nos permite entrar al detalle dentro de cada sub-módulo, por ejemplo, desagregando en fuentes energéticas:

Figura 3. Crecimiento de la electricidad generada por fotovoltaica mundial. El SCEN2 acelera enormemente la instalación de PV (y de otras renovables –RES-), pero el BAU también captura la tendencia que ya está ocurriendo de crecimiento de renovables.

 

Sin embargo, como hemos señalado, MEDEAS-WORLD es un modelo complejo que relaciona el mundo económico y energético con otros parámetros. A diferencia de otros modelos dedicados al cambio climático o a la energía, MEDEAS incorpora relaciones causa-efecto dinámicas disgregadas de las fuentes de energía, del cambio climático, del uso de agua, del uso de tierras y materiales, cuantifica el cambio en la Tasa de Retorno Energética (EROI o TRE, el cociente entre la energía final aportada al sistema y la energía que ha habido que invertir para aportarla), y otros parámetros sociales (estimaciones del potencial de Índice de Desarrollo Humano, trabajadores en la industria renovable, etc.).

Es la evolución de esos parámetros los que nos pueden servir de advertencia o “señal de peligro” a que ese mundo de ultrarricos en 2100 que se reflejaba en la Figura 1 quizás no sea tan idílico.

Es lo que llamaremos WARNINGS por Sobrepasamiento de ciertos límites

Por ejemplo:

Figura 4. Incremento de la temperatura respecto a la temperatura pre-industrial.

 

En la Figura 4 vemos cual sería la evolución del incremento de temperatura en nuestros dos escenarios y las temperaturas históricas recientes según GISS NASA (como vemos, el modelo que hemos incorporado climático: C-roads, funciona bastante bien para predecir el pasado reciente).

Podríamos situar dos Warnings de temperatura en 1,5ºC y 2ºC de acuerdo a los acuerdos recientes de Paris sobre Cambio Climático (líneas punteadas naranjas de la Figura 4). Para muchos climatólogos sobrepasar 2ºC sería muy peligroso (“highly dangerous”, Hansen et. al. 2016), probablemente sea “peligroso” incluso sobrepasar 1,5ºC (Xu 2017), de ahí que, con cierta coherencia, muchos de los acuerdos internacionales traten de fijar, como extremos a no sobrepasar, esos dos valores.

Es el sobrepasamiento sistemático en escenarios y modelos tipo BAU de los límites de 1,5-2ºC lo que hace sonar la alarma y la preocupación por el futuro. Es de hecho este sobrepasamiento del WARNING climático el que estimula a la UE para financiar nuevos modelos como MEDEAS que tratan de buscar vías de transición (escenarios de acción) relativamente rápida a un mundo bajo en carbono (es decir, que no sobrepasemos los 1,5-2ºC). El Escenario 2 sería un intento tipo tecnológico de hacerlo que “casi” lo consigue.

Sin embargo, MEDEAS, que incorpora muchas más caras al poliedro economía-energía-cambio climático, arroja simultáneamente más WARNINGS, lo que es una novedad importante si lo comparamos con otros modelos:

Figura 5. Requerimientos de tierras para la instalación de energías renovables (biofuels, solar, eólica e hidroelectricidad) (MHa) y superficie urbanizada actual

En la figura 5 representamos las tierras que dedicaríamos a las renovables en comparación con las tierras que ya hemos urbanizado en el planeta (unos 300MHa) que podría servir como posible Warning. La mayor parte serían cultivos bioenergéticos (de segunda y tercera generación). El ESCENARIO2 trata de restringir algo más el crecimiento de bioenergía, lo que explica que el BAU lo supere. Otro posible WARNING podría ser compararlos con la superficie dedicada al cultivo de arroz en el mundo: unas 150MHa.

 

Figura 6. Nueva superficie ocupada por infraestructuras solares.

Podemos intuir que pueden aparecer problemas de competencia con los cultivos alimentarios –en el caso de la bioenergía- o la necesidad de usar ecosistemas desérticos o semidesérticos (difíciles de colonizar con infraestructuras) en el caso de la solar.

Otros WARNINGS que aparecen a final de siglo en este MEDEAS-Tierra Plana:

-          Usaríamos ente 1,4 y 3,4 veces los recursos de agua considerados renovables

-          El EROI del sistema bajaría de los 9 actuales a 8 (en el BAU) o a 2 (en el Scenario2) (Charles Hall, Pedro Prieto y diversos autores argumentan que para mantener una sociedad compleja debe ser EROI > 5-15, este sería el Warning).

-          Para 18 elementos minerales en alguno de los escenarios sobrepasaríamos las reservas calculadas en las minas, y en 12 elementos minerales sobrepasaríamos, en al menos un escenario, los recursos estimados (Warnings en los minerales).

 

Es decir, podemos encontrarnos con un mundo con cambio climático muy peligroso, con conflictos por las tierras, el agua y los minerales y con sistemas energéticos de baja EROI.

A pesar de que en el Scenario2 apenas se sobrepasarían lo 2ºC a lo largo del siglo, el conjunto de “avisos de peligro” obtenidos indica que la transición a un mundo bajo en carbono no será nada fácil.

 

 

Citas:

Hansen, J., M. Sato, P. Hearty, R. Ruedy, M. Kelley, V. Masson-Delmotte, G. Russell, G. Tselioudis, J. Cao, E. Rignot, I. Velicogna, B. Tormey, B. Donovan, E. Kandiano, K. von Schuckmann, P. Kharecha, A.N. LeGrande, M. Bauer, and K.-W. Lo, 2016: Ice melt, sea level rise and superstorms: Evidence from paleoclimate data, climate modeling, and modern observations that 2°C global warming could be dangerous. Atmos. Chem. Phys., 16, 3761-3812, doi:10.5194/acp-16-3761-2016.

  • (nota: los autores inicialmente titularon su artículo: “…. Will be highly dangerous” en vez del finalmente publicado: “… could be dangerous”, Hansen explica (Hansen J. Dangerous scientific reticence: csas.ei.columbia.edu/1016/03/24/dangerous-scientific-reticence) que frente a las intenciones de 19 autores un revisor anónimo forzó a cambiar el will be highly dangerous por el could be dangerous. Nuestro argumento pues es tomar como más válido  – la intención de 19 autores conocidos frente a un revisor anónimo- el will be highly dangerous)

Xu 2017Xu 2017 Well below 2 °C: Mitigation strategies for avoiding dangerous to catastrophic climate changes. Yangyang Xu and Veerabhadran Ramanathan. PNAS | September 26, 2017 | vol. 114 | no. 39 | 10315–10323

  • (nota: Proponen que se considere >1,5ºC as dangerous, peligroso; >3ºC as catastrophic y >5ºC como unknow (“existential threats to a majority of the population”, es decir, más allá de la economía, riesgo de extinción o declive poblacional mayoritario). Para ello se inspiran a su vez en el criterio de O’Neil BC et al. 2017 (IPCC reasons for concern regarding climate change risks. Nat. Clim. Change 7: 28-37) en el que 2ºC risks are designated high y 4ºC risks are designated very high. Infieren del propio IPCC que es dangerous at warming >1,5ºC y que catastrophic lo sería sobre todo por habilitar tipping points (puntos de no retorno climáticos).

 

 


[1] Por limitaciones biofísicas entendemos que no existe influencia sobre el propio sistema generado por el modelo de los efectos del cambio climático y que los recursos energéticos y materiales renovables y no renovables no limitan su crecimiento (los recursos son infinitos, de ahí la idea de llamarlo “Tierra plana”)


Decidir y controlar a qué investigadores se les financia con 1 euro al día en Castilla y León, costará casi un millón de euros a los castellanoleoneses

En la Orden de 20 de noviembre de 2017, de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, se convocaron subvenciones destinadas al apoyo de los grupos de investigación reconocidos (GIR) de universidades públicas de Castilla y León a iniciar en el 2018. La información sobre esta convocatoria ha sido ampliamente difundida en las universidades y a través de los medios de comunicación. No recuerdo ninguna otra convocatoria en la que me haya llegado la información por tantas vías y de forma tan claramente explicada. Esta difusión informativa producirá posiblemente en la ciudadanía una imagen positiva en relación al apoyo de la Junta de Castilla y León a la investigación. Sin embargo, cuando se hacen los números de lo que representa esta subvención las conclusiones pueden ser algo más decepcionantes.

La convocatoria destinará 400.000 euros al año para dotar con 4000 euros al año a los 100 grupos de investigación que presenten mejores propuestas. Entre las cuatro universidades  públicas de Castilla y León hay aproximadamente 500 grupos de investigación reconocidos (GIR). Por lo tanto, esta subvención llegará aproximadamente a la quinta parte de los grupos de investigación reconocidos, aunque se espera que la mayoría lo soliciten. El número de investigadores de cada grupo es muy variable, desde un mínimo de 3 hasta más de 20. Supongamos un número medio  de 12 investigadores por grupo. Eso significa que los 4000 euros que recibirá cada grupo al año se repartirán entre los gastos que puedan tener unos 12 investigadores. Esto nos daría unos 334 euros por investigador, que distribuido entre todo el año, daría para un gasto inferior al euro diario por cada investigador agraciado con esta subvención.

Pero para asignar, y después controlar, este euro diario al 20 % de investigadores agraciados, el proceso de divulgación, selección y supervisión tendrá un coste. La preparación de la convocatoria en la Consejería de Educación, la supervisión de la misma por los servicios jurídicos y de Hacienda, la difusión a través de los diferentes medios (web, papel, BOCYL, prensa, universidades, etc.) habrá ocupado el tiempo de varios funcionarios, cuyo coste horario puede oscilar entre los 12 y los 36 euros. Posteriormente otros funcionarios tendrán que gestionar el proceso de evaluación y selección con las garantías necesarias y en los años siguientes el control de la ejecución de los proyectos y la gestión de los gastos. Así mismo, en cada una de las universidades púbicas,  habrá personal de los servicios de investigación y de contabilidad dedicando su tiempo a la parte del proceso que les compete: difusión, supervisión, control de gasto, etc. Es difícil estimar el número de horas de todo el personal de las administraciones involucrado en este proceso a lo largo de los tres años. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de proyectos, que se involucra a diferentes servicios universitarios en las cuatro universidades y durante 3 años, además del propio personal de la Junta de Castilla y León, una primera estimación de costes podría superar los 540.000 euros de coste de personal de gestión y administración. A ello habría que añadir el coste de preparación de las propuestas por parte de los GIR. Si fuesen 400 GIR, de los aproximadamente 500 existentes, los que solicitasen la subvención, y considerando unas 30 horas en total para la preparación de cada propuesta de proyecto, los investigadores de Castilla y León necesitaríamos unas 12.000 horas para preparar las 400 propuestas. Con un coste horario medio de aproximadamente 24 euros la hora, ello supondría unos 290.000 euros. Durante los años siguientes, los coordinadores de los GIR agraciados tendrán que dedicar no menos de 20 horas al año a tareas exclusivamente de gestión de los gastos, lo que supondrá, al menos, otros 144.000 euros de coste. Resultaría más difícil aun estimar  gastos de  fungible o energía eléctrica asociados a la gestión, por lo que no los incluiré en esta valoración. Aunque evidentemente esta estimación de costes ha sido muy genérica, las cifras pueden resultar al menos orientativas. Según estos cálculos estimativos, decidir  a qué 20% de los investigadores de Castilla y León se les subvenciona con 1 euro al día para sus gastos de investigación y supervisar este gasto costará a los castellanoleoneses unos 974.000 euros. Teniendo en cuenta que la subvención total será de 1.200.000, esto significa que el proceso de gestión y administración de la subvención será del mismo orden que la propia ayuda que se destinará a financiar los gastos de investigación.

Por último, para tener cierta perspectiva de lo que supone esta subvención en el contexto de los presupuestos de la Junta de Castilla y León, se pueden establecer comparaciones con algunas partidas fácilmente comprensibles. Esta subvención será equivalente al 4,3% del gasto de la Junta de Castilla y León en material fungible de oficina o al 6,2% de las “gratificaciones” recogidas en los presupuestos generales de la Junta de Castilla y León para 2017.

A la vista de estos números surgen dudas sobre el sentido de esta convocatoria, el papel que juega la I+D en la política de la Junta de Castilla y León y las mejoras posibles en la gestión de los recursos públicos.

 

En Valladolid, a 4 de diciembre de 2017.

Luis Javier Miguel González


“Jugando a la sostenibilidad”: Crossroads-World y Ecology el 7 Dic 2017 en Valladolid

Los juegos son una excelente manera de aprender divirtiéndose, y en el grupo de investigación somos muy conscientes de ello. Tras ser invitados a organizar una actividad previa a la celebración del VII Congreso Confederal de Ecologistas en Acción en Valladolid, decidimos proponer jugar a 2 juegos diseñados en el seno del grupo en torno a la problemática de la sostenibilidad. Se jugará el día jueves 7 de diciembre desde las 18h30 hasta las 21h; la actividad está abierta a cualquier interesado (aunque no participe en el Congreso). Los juegos son:

  • Ecology: es un juego-experimento que tiene por objetivo simular la interacción sociedades humanas-ecosistema. Se parece a un juego de rol pero sin objetivos ni reglas sociales definidas; en Ecology solo existen reglas ecológicas controladas por el director del juego. Como juego en plataforma informática ha sido premiado en Europa a la innovación docente en temas de sostenibilidadVentana nueva.

Mapa de tablero en dos turnos consecutivos de "Ecology". Los cuadrados oscuros representan bosque, los claros granjas, los azules son un río y los cuadrados de colores representan diferentes poblaciones humanas.

  • Crossroads-World (Encrucijada-Mundo): es un juego de simulación participativa en el que los jugadores, partiendo de las tendencias actuales de emisiones de efecto invernadero, se enfrentan a la tarea del diseño colaborativo de objetivos y estrategias para mitigar el cambio climático en las próximas décadas. Por equipos, los jugadores toman decisiones básicas a nivel mundial y largo plazo sobre políticas económicas y energéticas, evolución tecnológica, etc. que son posteriormente introducidas en un modelo matemático de simulación dinámica. El modelo indica si la estrategia consensuada permite (o no) alcanzar las cotas deseadas de bienestar para 2050 evitando niveles peligrosos de cambio climático. Más información aquí.

Los participantes de un equipo en Crossroads-World debaten sobre las estrategias globales hacia la sostenibilidad.

Para más información e inscripciones ver la web de los organizadores.

¡Allí nos vemos!


¿Cómo come Valladolid?: Presentación de resultados de la investigación

Artículo original en: http://www.alimentavalladolid.info/como-come-valladolid-2/

El jueves 29 de noviembre a las 17h, se presentan en el salón de actos del Museo Patio Herreriano los resultados de la investigación que la Universidad de Valladolid y la fundación entretantos han llevado a cabo para profundizar en el conocimiento del sistema alimentario local.

Para avanzar, hay que conocer. Por eso, el proceso de redacción de la Estrategia Alimentaria Local comenzó con un par de investigaciones para reconocer el punto de partida que se van a presentar el jueves 29.

El estudio que presentará Oscar Carpintero, investigador del Grupo de Investigación en Energía, Economía y Dinámica de Sistemas (GEEDS) de la Universidad de Valladolid, presenta resultados de gran impacto. Por ejemplo, que se desperdicia un tercio de los alimentos que entran en el sistema alimentario de la ciudad; o que los alimentos procesados ya suponen más de la mitad del consumo alimentario familiar, con importantes riesgos asociados en cuestiones de salud. Según el estudio, la ciudad requeriría de entre 37.400 y 150.000 ha de encinares para compensa las emisiones de CO2 del sistema alimentario; y de un territorio equivalente a 6,4 veces el término municipal para la satisfacción de sus necesidades alimentarias.

Por su parte, la Fundación Entretantos presentará un estudio social en el que se concluye que la ciudadanía vallisoletana presenta importantes expectativas en la relocalización del sistema agroalimentario local. Los intereses de la población se centran en cuestiones de salud (por mejorar el acceso a producto fresco, local y en la medida de lo posible ecológico), así como de reequilibrio territorial y creación de empleo en la zona de Valladolid y en el territorio regional. A su vez, en el estudio se aportan algunas propuestas clave de cara a la elaboración de una futura estrategia alimentaria sostenible. Entre otras, incrementar el consumo e incrementar y aportar visibilidad a los puntos de venta de alimentos locales y ecológicos; recuperar las producciones agrarias en el territorio metropolitano, por medio de la incorporación de jóvenes a la producción ecológica profesional; o mejorar las redes de distribución locales y la cooperación entre pequeño comercio, productores (locales y/o ecológicos), Mercaolid y sociedad civil.

Además de presentar los resultados de este estudio la jornada, que está abierta a cualquier persona interesada hasta completar aforo, se completará con un taller participativo para recoger las opiniones y propuestas de la ciudadanía para la Estrategia Alimentaria que está en proceso de elaboración de un primer borrador en estos meses.

 


“¿Minas de uranio, en campo Charro? ¡No gracias!”

El próximo jueves 23 partir de las 19h, nuestra compañera Margarita Mediavilla presentará y moderará la charla sobre el proyecto de mina de uranio en Salamanca.

Ponentes: Verónica Santos. Miembro de la asamblea “Salamanca Antinuclear.” José Ramón Barrueco. Secretario y portavoz de la plataforma “Stop Uranio.”

¿Mina de uranio en campo charro? ¡No, gracias!

La empresa Berkeley Minera España S.L. tiene intención de abrir minas de uranio a cielo abierto en la provincia de Salamanca cerca de la frontera de Portugal. En Europa sólo queda activa una pequeña mina de uranio en Rumanía, habiéndose clausurado todas las demás por su alto impacto ambiental y escasa rentabilidad.

Además en la localidad de Retortillo se piensa construir una planta de concentrados de uranio para tratar todo el material extraído en los distintos yacimientos a explotar. Los residuos que genere esta actividad son considerados radiactivos y su peligro permanecerá en el terreno por miles de años.

La energía nuclear está en declive, está perdiendo el pulso con las renovables. El parque de centrales nucleares europeas está a punto de cumplir su vida útil en la mayoría de los casos, no produciéndose renovación pues ahora mismo sólo hay dos centrales en construcción, una en Gran Bretaña y otra en Finlandia. En España en la próxima década se cumplen los 40 años previstos de funcionamiento de todas ellas, empezando por Almaraz que debe cerrar en 2020.

La mina de Retortillo saltó a los medios de comunicación nacionales a raíz de la masiva tala de encinas realizada por Berkeley durante los meses de febrero y marzo de este año, habiendo arrasado 40 hectáreas de ese municipio que albergaban 2000 encinas centenarias.

Los habitantes de la comarca salmantina del Campo Charro se oponen a estos proyectos por los efectos negativos que esa actividad va a suponer para la zona, así la existencia de una mina a cielo abierto a pocos kilómetros de algunos pueblos (2,5 km. en el caso de Retortillo) supondrá molestias y peligros para las personas que viven en esa tierra: explosiones con expulsión de polvo radiactivo para la atmósfera (efecto negativo en la salud), continuo trasiego de camiones y maquinaria pesada. También hay que contar con las repercusiones que para el Medio Ambiente tienen este tipo de explotaciones: se formará un cráter de varias hectáreas de extensión y más de un centenar de metros de profundidad, con la consiguiente pérdida de la masa forestal, desviaciones de los cursos de agua, etc.

Si a estos efectos negativos añadimos las dudas sobre la rentabilidad de ese negocio, podemos llegar a la conclusión que la incertidumbre sobre el futuro de Salamanca no podemos dejarlo en manos de una empresa únicamente preocupada por el valor en bolsa de sus acciones.

 


“La Y vasca no se sostiene”

Hace unos meses publicábamos una entrada en la que tratábamos sobre la (problemática) política de transporte en España en las últimas decadas. En particular, reseñábamos un estudio en el que hemos colaborado con investigadores de EKOPOL en en análisis de la sostenibilidad ambiental del proyecto de AVE de la Y Vasca, y que ahora hemos publicado también en formato divulgativo en la revista “El Ecologista”:

(Versión PDF)

Referencias

Antigüedad, Iñaki, Roberto Bermejo, David Hoyos, Germà Bel, Gorka Bueno, Iñigo Capellán-Pérez, Izaro Gorostidi, Iñaki Bárcena, and Josu Larrinaga. “Análisis Transdisciplinar Del Modelo Ferroviario  de Alta Velocidad: El Proyecto de Nueva Red  Ferroviaria Para El País Vasco.” Cuadernos de Trabajo HEGOA 71 (2016): 54.

Bueno, Gorka, David Hoyos, and Iñigo Capellán-Pérez. “Evaluating the Environmental Performance of the High Speed Rail Project in the Basque Country, Spain.” Research in Transportation Economics. Accessed March 2, 2017. doi:10.1016/j.retrec.2017.02.004.