Decidir y controlar a qué investigadores se les financia con 1 euro al día en Castilla y León, costará casi un millón de euros a los castellanoleoneses

En la Orden de 20 de noviembre de 2017, de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, se convocaron subvenciones destinadas al apoyo de los grupos de investigación reconocidos (GIR) de universidades públicas de Castilla y León a iniciar en el 2018. La información sobre esta convocatoria ha sido ampliamente difundida en las universidades y a través de los medios de comunicación. No recuerdo ninguna otra convocatoria en la que me haya llegado la información por tantas vías y de forma tan claramente explicada. Esta difusión informativa producirá posiblemente en la ciudadanía una imagen positiva en relación al apoyo de la Junta de Castilla y León a la investigación. Sin embargo, cuando se hacen los números de lo que representa esta subvención las conclusiones pueden ser algo más decepcionantes.

La convocatoria destinará 400.000 euros al año para dotar con 4000 euros al año a los 100 grupos de investigación que presenten mejores propuestas. Entre las cuatro universidades  públicas de Castilla y León hay aproximadamente 500 grupos de investigación reconocidos (GIR). Por lo tanto, esta subvención llegará aproximadamente a la quinta parte de los grupos de investigación reconocidos, aunque se espera que la mayoría lo soliciten. El número de investigadores de cada grupo es muy variable, desde un mínimo de 3 hasta más de 20. Supongamos un número medio  de 12 investigadores por grupo. Eso significa que los 4000 euros que recibirá cada grupo al año se repartirán entre los gastos que puedan tener unos 12 investigadores. Esto nos daría unos 334 euros por investigador, que distribuido entre todo el año, daría para un gasto inferior al euro diario por cada investigador agraciado con esta subvención.

Pero para asignar, y después controlar, este euro diario al 20 % de investigadores agraciados, el proceso de divulgación, selección y supervisión tendrá un coste. La preparación de la convocatoria en la Consejería de Educación, la supervisión de la misma por los servicios jurídicos y de Hacienda, la difusión a través de los diferentes medios (web, papel, BOCYL, prensa, universidades, etc.) habrá ocupado el tiempo de varios funcionarios, cuyo coste horario puede oscilar entre los 12 y los 36 euros. Posteriormente otros funcionarios tendrán que gestionar el proceso de evaluación y selección con las garantías necesarias y en los años siguientes el control de la ejecución de los proyectos y la gestión de los gastos. Así mismo, en cada una de las universidades púbicas,  habrá personal de los servicios de investigación y de contabilidad dedicando su tiempo a la parte del proceso que les compete: difusión, supervisión, control de gasto, etc. Es difícil estimar el número de horas de todo el personal de las administraciones involucrado en este proceso a lo largo de los tres años. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de proyectos, que se involucra a diferentes servicios universitarios en las cuatro universidades y durante 3 años, además del propio personal de la Junta de Castilla y León, una primera estimación de costes podría superar los 540.000 euros de coste de personal de gestión y administración. A ello habría que añadir el coste de preparación de las propuestas por parte de los GIR. Si fuesen 400 GIR, de los aproximadamente 500 existentes, los que solicitasen la subvención, y considerando unas 30 horas en total para la preparación de cada propuesta de proyecto, los investigadores de Castilla y León necesitaríamos unas 12.000 horas para preparar las 400 propuestas. Con un coste horario medio de aproximadamente 24 euros la hora, ello supondría unos 290.000 euros. Durante los años siguientes, los coordinadores de los GIR agraciados tendrán que dedicar no menos de 20 horas al año a tareas exclusivamente de gestión de los gastos, lo que supondrá, al menos, otros 144.000 euros de coste. Resultaría más difícil aun estimar  gastos de  fungible o energía eléctrica asociados a la gestión, por lo que no los incluiré en esta valoración. Aunque evidentemente esta estimación de costes ha sido muy genérica, las cifras pueden resultar al menos orientativas. Según estos cálculos estimativos, decidir  a qué 20% de los investigadores de Castilla y León se les subvenciona con 1 euro al día para sus gastos de investigación y supervisar este gasto costará a los castellanoleoneses unos 974.000 euros. Teniendo en cuenta que la subvención total será de 1.200.000, esto significa que el proceso de gestión y administración de la subvención será del mismo orden que la propia ayuda que se destinará a financiar los gastos de investigación.

Por último, para tener cierta perspectiva de lo que supone esta subvención en el contexto de los presupuestos de la Junta de Castilla y León, se pueden establecer comparaciones con algunas partidas fácilmente comprensibles. Esta subvención será equivalente al 4,3% del gasto de la Junta de Castilla y León en material fungible de oficina o al 6,2% de las “gratificaciones” recogidas en los presupuestos generales de la Junta de Castilla y León para 2017.

A la vista de estos números surgen dudas sobre el sentido de esta convocatoria, el papel que juega la I+D en la política de la Junta de Castilla y León y las mejoras posibles en la gestión de los recursos públicos.

 

En Valladolid, a 4 de diciembre de 2017.

Luis Javier Miguel González


“Jugando a la sostenibilidad”: Crossroads-World y Ecology el 7 Dic 2017 en Valladolid

Los juegos son una excelente manera de aprender divirtiéndose, y en el grupo de investigación somos muy conscientes de ello. Tras ser invitados a organizar una actividad previa a la celebración del VII Congreso Confederal de Ecologistas en Acción en Valladolid, decidimos proponer jugar a 2 juegos diseñados en el seno del grupo en torno a la problemática de la sostenibilidad. Se jugará el día jueves 7 de diciembre desde las 18h30 hasta las 21h; la actividad está abierta a cualquier interesado (aunque no participe en el Congreso). Los juegos son:

  • Ecology: es un juego-experimento que tiene por objetivo simular la interacción sociedades humanas-ecosistema. Se parece a un juego de rol pero sin objetivos ni reglas sociales definidas; en Ecology solo existen reglas ecológicas controladas por el director del juego. Como juego en plataforma informática ha sido premiado en Europa a la innovación docente en temas de sostenibilidadVentana nueva.

Mapa de tablero en dos turnos consecutivos de "Ecology". Los cuadrados oscuros representan bosque, los claros granjas, los azules son un río y los cuadrados de colores representan diferentes poblaciones humanas.

  • Crossroads-World (Encrucijada-Mundo): es un juego de simulación participativa en el que los jugadores, partiendo de las tendencias actuales de emisiones de efecto invernadero, se enfrentan a la tarea del diseño colaborativo de objetivos y estrategias para mitigar el cambio climático en las próximas décadas. Por equipos, los jugadores toman decisiones básicas a nivel mundial y largo plazo sobre políticas económicas y energéticas, evolución tecnológica, etc. que son posteriormente introducidas en un modelo matemático de simulación dinámica. El modelo indica si la estrategia consensuada permite (o no) alcanzar las cotas deseadas de bienestar para 2050 evitando niveles peligrosos de cambio climático. Más información aquí.

Los participantes de un equipo en Crossroads-World debaten sobre las estrategias globales hacia la sostenibilidad.

Para más información e inscripciones ver la web de los organizadores.

¡Allí nos vemos!


¿Cómo come Valladolid?: Presentación de resultados de la investigación

Artículo original en: http://www.alimentavalladolid.info/como-come-valladolid-2/

El jueves 29 de noviembre a las 17h, se presentan en el salón de actos del Museo Patio Herreriano los resultados de la investigación que la Universidad de Valladolid y la fundación entretantos han llevado a cabo para profundizar en el conocimiento del sistema alimentario local.

Para avanzar, hay que conocer. Por eso, el proceso de redacción de la Estrategia Alimentaria Local comenzó con un par de investigaciones para reconocer el punto de partida que se van a presentar el jueves 29.

El estudio que presentará Oscar Carpintero, investigador del Grupo de Investigación en Energía, Economía y Dinámica de Sistemas (GEEDS) de la Universidad de Valladolid, presenta resultados de gran impacto. Por ejemplo, que se desperdicia un tercio de los alimentos que entran en el sistema alimentario de la ciudad; o que los alimentos procesados ya suponen más de la mitad del consumo alimentario familiar, con importantes riesgos asociados en cuestiones de salud. Según el estudio, la ciudad requeriría de entre 37.400 y 150.000 ha de encinares para compensa las emisiones de CO2 del sistema alimentario; y de un territorio equivalente a 6,4 veces el término municipal para la satisfacción de sus necesidades alimentarias.

Por su parte, la Fundación Entretantos presentará un estudio social en el que se concluye que la ciudadanía vallisoletana presenta importantes expectativas en la relocalización del sistema agroalimentario local. Los intereses de la población se centran en cuestiones de salud (por mejorar el acceso a producto fresco, local y en la medida de lo posible ecológico), así como de reequilibrio territorial y creación de empleo en la zona de Valladolid y en el territorio regional. A su vez, en el estudio se aportan algunas propuestas clave de cara a la elaboración de una futura estrategia alimentaria sostenible. Entre otras, incrementar el consumo e incrementar y aportar visibilidad a los puntos de venta de alimentos locales y ecológicos; recuperar las producciones agrarias en el territorio metropolitano, por medio de la incorporación de jóvenes a la producción ecológica profesional; o mejorar las redes de distribución locales y la cooperación entre pequeño comercio, productores (locales y/o ecológicos), Mercaolid y sociedad civil.

Además de presentar los resultados de este estudio la jornada, que está abierta a cualquier persona interesada hasta completar aforo, se completará con un taller participativo para recoger las opiniones y propuestas de la ciudadanía para la Estrategia Alimentaria que está en proceso de elaboración de un primer borrador en estos meses.

 


“¿Minas de uranio, en campo Charro? ¡No gracias!”

El próximo jueves 23 partir de las 19h, nuestra compañera Margarita Mediavilla presentará y moderará la charla sobre el proyecto de mina de uranio en Salamanca.

Ponentes: Verónica Santos. Miembro de la asamblea “Salamanca Antinuclear.” José Ramón Barrueco. Secretario y portavoz de la plataforma “Stop Uranio.”

¿Mina de uranio en campo charro? ¡No, gracias!

La empresa Berkeley Minera España S.L. tiene intención de abrir minas de uranio a cielo abierto en la provincia de Salamanca cerca de la frontera de Portugal. En Europa sólo queda activa una pequeña mina de uranio en Rumanía, habiéndose clausurado todas las demás por su alto impacto ambiental y escasa rentabilidad.

Además en la localidad de Retortillo se piensa construir una planta de concentrados de uranio para tratar todo el material extraído en los distintos yacimientos a explotar. Los residuos que genere esta actividad son considerados radiactivos y su peligro permanecerá en el terreno por miles de años.

La energía nuclear está en declive, está perdiendo el pulso con las renovables. El parque de centrales nucleares europeas está a punto de cumplir su vida útil en la mayoría de los casos, no produciéndose renovación pues ahora mismo sólo hay dos centrales en construcción, una en Gran Bretaña y otra en Finlandia. En España en la próxima década se cumplen los 40 años previstos de funcionamiento de todas ellas, empezando por Almaraz que debe cerrar en 2020.

La mina de Retortillo saltó a los medios de comunicación nacionales a raíz de la masiva tala de encinas realizada por Berkeley durante los meses de febrero y marzo de este año, habiendo arrasado 40 hectáreas de ese municipio que albergaban 2000 encinas centenarias.

Los habitantes de la comarca salmantina del Campo Charro se oponen a estos proyectos por los efectos negativos que esa actividad va a suponer para la zona, así la existencia de una mina a cielo abierto a pocos kilómetros de algunos pueblos (2,5 km. en el caso de Retortillo) supondrá molestias y peligros para las personas que viven en esa tierra: explosiones con expulsión de polvo radiactivo para la atmósfera (efecto negativo en la salud), continuo trasiego de camiones y maquinaria pesada. También hay que contar con las repercusiones que para el Medio Ambiente tienen este tipo de explotaciones: se formará un cráter de varias hectáreas de extensión y más de un centenar de metros de profundidad, con la consiguiente pérdida de la masa forestal, desviaciones de los cursos de agua, etc.

Si a estos efectos negativos añadimos las dudas sobre la rentabilidad de ese negocio, podemos llegar a la conclusión que la incertidumbre sobre el futuro de Salamanca no podemos dejarlo en manos de una empresa únicamente preocupada por el valor en bolsa de sus acciones.

 


“La Y vasca no se sostiene”

Hace unos meses publicábamos una entrada en la que tratábamos sobre la (problemática) política de transporte en España en las últimas decadas. En particular, reseñábamos un estudio en el que hemos colaborado con investigadores de EKOPOL en en análisis de la sostenibilidad ambiental del proyecto de AVE de la Y Vasca, y que ahora hemos publicado también en formato divulgativo en la revista “El Ecologista”:

(Versión PDF)

Referencias

Antigüedad, Iñaki, Roberto Bermejo, David Hoyos, Germà Bel, Gorka Bueno, Iñigo Capellán-Pérez, Izaro Gorostidi, Iñaki Bárcena, and Josu Larrinaga. “Análisis Transdisciplinar Del Modelo Ferroviario  de Alta Velocidad: El Proyecto de Nueva Red  Ferroviaria Para El País Vasco.” Cuadernos de Trabajo HEGOA 71 (2016): 54.

Bueno, Gorka, David Hoyos, and Iñigo Capellán-Pérez. “Evaluating the Environmental Performance of the High Speed Rail Project in the Basque Country, Spain.” Research in Transportation Economics. Accessed March 2, 2017. doi:10.1016/j.retrec.2017.02.004.

 

 

 


Curso Abierto Online Gratuito (MOOC) “Cambio climático: evidencias, causas socioeconómicas y soluciones”

Difundimos la apertura de inscripción para el Curso Abierto Online Gratuito (MOOC) Cambio climático: evidencias, causas socioeconómicas y soluciones organizado por la Universidad de Salamanca y Ecologistas en Acción. Aunque la fecha de comienzo aún no está fijada, ya es posible inscribirse.

El curso es online, y se basa en piezas didacticas audiovisuales de diez minutos de duración cada una que aportan rudimentos sobre diversos asuntos (statu quo de la ciencia climática, los informes del IPCC, la contribución del sistema agroindustrial, energía y emisiones, los acuerdos internacionales,…). Aunque el curso tiene un hilo narrativo, cada vídeo es una pieza individual que tiene sentido propio.

La duración del curso es de 7 módulos repartidos en 7 semanas, y la carga lectiva consiste en el visionado de 2-3 piezas de video/semana mas alguna breve lectura. Cada módulo se acompaña de unos apuntes para facilitar la comprensión y profundizar más en el contenido del vídeos. Al final de los apuntes de recomiendan lecturas adicionales. El curso permite la realización de actividades voluntarias para evaluar los conocimientos adquiridos.

Se cuenta con un claustro multidisciplinar:

- Jonathan Gómez Cantero, meteorólogo, consultor del IPCC
- Carlos de Castro Carranza, catedrático de Física, Universidad de Valladolid
- Luis González Reyes, educador, activista ecologista y autor de “En la espiral de la energía”
- Isidro Jiménez, Profesor de Comunicación, Universidad Complutense de Madrid
- Marta Guadalupe Rivera Ferré, Directora de la Cátedra de Agroecología de la Universidad de Vic y consultora del IPCC
- Luis Rico García-Amado, activista experto en tratados comerciales
- Isabell Buschel, Senior Policy Consultant en Transport and Environment
- Pedro Prieto, experto en pico del petróleo, Vicepresidente de AEREN
- Francisco Heras, coordinador del área de Educación del CENEAM
- Francisco Seijo, profesor de Política Ambiental en Middlebury College
- Samuel Martín-Sosa Rodríguez, Responsable de Internacional de Ecologistas en Acción y director del MOOC

Inscripciones aquí.


Crónica del taller MEDEAS en la Academia de Verano del Club de Roma (Florencia, septiembre de 2017)

El pasado 9 de septiembre participamos en la organización de un taller de aplicación práctica del modelo MEDEAS-World (versión mundo) en la Academia de Verano del Club de Roma. En el taller participamos 6 investigadores de 4 instituciones integrantes del proyecto MEDEAS, proyecto financiado por la Comisión Europea del que somos responsables de la parte de modelado.

El objetivo principal de este proyecto consiste en la creación un nuevo set de herramientas para analizar mejor los impactos y limitaciones de la transición del sistema energético de producción y consumo de la Unión Europea hacia una economía baja en carbono. Estas herramientas, en forma de modelos de simulación centrados en diferentes escalas (global, UE, país) integran dimensiones como la disponibilidad de energía, materiales y tierra, comportamiento socioeconómico, sistema climático, etc.

El objetivo del taller fue doble: (1) presentación del proyecto y (2) permitir a los asistentes aplicar ellos mismos el modelo MEDEAS-World en un juego de simulación participativa. Desde el principio se respiraba bastante interés; unas 60 personas asistieron al juego.

1. Presentación del proyecto MEDEAS

El coordinador, Jordi Solé (ICM-CSIC) inauguró la session explicando los objetivos, métodos y principales aportaciones de los modelos MEDEAS en relación a la literatura. Enfatizó especialmente la necesidad de ir más allá de los modelos habituales basados en optimización lineal y del uso de software de código abierto para mejorar la transparencia y legitimidad de éstos. No olvidemos que decisiones políticas de calado se basan en la aplicación de estos modelos (por ejemplo las estrategias energéticas de la Unión Europea). A continuación se presentaron los escenarios de reducción de emisiones consistentes con el presupuesto de carbono estimado disponible para evitar el incremento de temperatura a niveles peligrosos con 2/3 de probabilidad. Se mostró cómo las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) globales deberían de reducirse a una tasa anual del 4% (11%) en caso de empezar a mitigar en 2020 (2030). Estas tasas fueron usadas como referencia en el juego de simulación participativa con objetivos a 2050. Se continuó con la comparación de la metodología MEDEAS con el estado del arte en general y con los modelos TIMES-MARKAL y LEAP en concreto, remarcando sus particularidades y mejoras. Por nuestra parte, como responsables del modelado en el proyecto, concluimos esta primera parte de la sesión describiendo la versión actual del modelo MEDEAS-World, describiendo sus módulos constituyentes y las principales dinámicas entre ellos.

Figura 1 – Diagrama conceptual de los módulos de MEDEAS-World y sus interrelaciones. IOT: Tablas input-output; NR: fuentes no-renovables; RES: fuentes renovables; CC: Cambio climático. Fuente: MEDEAS D4.1 (2017).

2. Instrucciones para el juego de simulación participativa con MEDEAS-World

Tras la pausa, continuamos con la segunda parte del taller, que consistió en un juego de simulación participativa diseñado por nuestro grupo de investigación. En este juego los participantes tuvieron la oportunidad de correr la versión disponible (preliminar) del modelo. Antes de dividir a los asistentes en 3 grupos, se explicaron las instrucciones del juego. Cada equipo recibió un documento informativo y un formulario a rellenar en el que debían seleccionar una combinación consistente y realista de objetivos a 2050, hipótesis de modelado y objetivos de políticas. Se propusieron 2 objetivos globales a 2050:

(1) mitigar GEI a un nivel seguro consistente con el presupuesto de carbono,

(2) alcanzar un cierto nivel de bienestar.

En relación con el segundo objetivo, se dio a elegir a los participantes entre aspirar a que toda la humanidad alcanzara un estándar europeo o, más modestamente, cubrir necesidades básicas (es decir, esperanza de vida por encima de 70 años, acceso a agua potable, alcantarillado, electricidad y otras infraestructuras básicas). En otras palabras, los participantes tuvieron que hacer frente al reto de plantear soluciones para respetar las limitaciones ambientales compatibilizando el bienestar social.

Figura 2 - Trayectorias sostenibles: respetando limitaciones ambientales y asegurando bienestar social. Fuente: Leach et al. (2013)

Entre los objetivos de políticas, los integrantes de cada equipo tuvieron que ponerse de acuerdo en cuanto a los niveles de población futuros, el GDP per capita deseado, el ritmo de crecimiento de las tecnologías renovables, las mejoras de eficiencia, los niveles de desigualdad, el año de implementación de los cambios, etc. Durante el juego, los miembros del proyecto MEDEAS facilitamos la dinámica de cada grupo y resolvimos las dudas que fueron surgiendo. Fue notable la capacida de autoregulación de los 3 grupos y nuestras intervenciones fueron muy limitadas.

3. Simulación del modelo, visualización de resultados y debate

Figura 3: Debate en el seno de un grupo

Los debates fueron profundos, bien argumentados y muy interesantes para todos los participantes (y organizadores). En general, las intervenciones demostraban un alto nivel de conocimiento sobre los temas tratados. Alcanzar el consenso para cada punto no fue fácil en muchas ocasiones dado el alto número de participantes (más de 15) por grupo (nos vimos obligados a concentrar a los participantes para no alargar excesivamente el juego). En cada grupo se observaron diferentes perfiles de jugadores: “optimistas”, “realistas”, “catastrofistas”, “soñadores”, etc. Un punto clave de la discusión giró en torno a la necesidad de implementación rápida de medidas profundas para alcanzar los objetivos a 2050 y la percepción de la dificultad de que se pongan en funcionamiento a tiempo.

Tras el debate de los grupos, un portavoz de cada grupo participó compartió con el resto de participantes las principales decisiones tomadas junto con el razonamiento y eventuales discrepancias internas. De este modo, las diferentes narrativas seguidas por cada grupo pudieron ser comparadas.

Figura 4: Un portavoz presenta al resto de participantes las principales decisiones tomadas en el seno de su grupo

Tras introducir las opciones elegidas por cada grupo en el modelo, se mostraron los resultados obtenidos mediante simulación del modelo MEDEAS-World. En primer lugar, nos centramos en si los objetivos de 2050 habían sido alcanzados (en términos de reducción de emisiones GEI y bienestar). Destacar que tan sólo 1 de los 3 equipos logró alcanzar sus objetivos fijados a 2050. Lo alcanzaron mediante una combinación de gran crecimiento de capacidad de tecnologías renovables y un decrecimiento planeado en el GDP per capita y de población global inmediato (para más información, leer este post escrito por uno de los participantes de este grupo).

El taller finalizó con la explicación de los resultados a los participantes. Esta parte fue especialmente interesante dado que los participantes tuvieron la oportunidad de contrastar sus modelos “mentales” con un modelo “formal”. En 2 de los 3 grupos, las medidas que pensaron que serían suficientes para alcanzar los objetivos a 2050 demostraron no ser suficientes (bajo las hipótesis consideradas, naturalmente). Límites al crecimiento en forma de disponibilidad de recursos energéticos (en combinación de reducción de la tasa de retorno energético  con la penetración de fuentes renovables) y debido a impactos del cambio climático demostraron ser factores complejos clave.

A pesar de la extensión del juego (más de 3 horas), lamentablemente no se pudo dar respuesta a todas las cuestiones que surgieron a la luz de los resultados obtenidos en las simulaciones (esperamos resolver esto en futuras ocasiones).

4. Conclusiones

Consideramos el balance de realizar este juego por primera vez muy positivo. En primer lugar, la dinámica grupal y participativa estimuló el interés y motivación de los participantes. El intercambio durante los debates, estructurado en torno a los puntos a decidir, demostró ser una forma de aprendizaje amena y muy fructífera. El enfoque del juego, enfocado para no especialistas, contribuyó a mejorar sustancialmente la participación. Desde la perspectiva de los modeladores, es además muy enriquecedor recibir comentarios y opiniones sobre la herramienta que se desarrolla y permite identificar futuras áreas de desarrollo y mejora del modelo. Así, esperamos repetir este juego en el futuro, y si algún lector le gustaría implementarlo ¡que no dude en contactar con nosotros!

Iñigo Capellán-Pérez

**Las presentaciones utilizadas en el taller se pueden encontrar en la siguiente página.

Referencias

MEDEAS. “Deliverable D4.1.” Iñigo Capellán-Pérez, Ignacio de Blas, Jaime Nieto, Carlos de Castro, Luis Javier Miguel, Margarita Mediavilla, Óscar Carpintero, Paula Rodrigo, Fernando Frechoso and Santiago Cáceres. D4.1 (D13) Global Model: MEDEAS-World Model and IOA implementation at global geographical level, 30-6-2017. MEDEAS project (http://www.medeas.eu/).
Leach, Melissa, Kate Raworth, and Johan Rockström. “Between Social and Planetary Boundaries: Navigating Pathways in the Safe and Just Space for Humanity.” In World Social Science Report 2013, 84–89. Organisation for Economic Co-operation and Development, 2013. http://www.oecd-ilibrary.org/content/chapter/9789264203419-10-en.

GEEDS analiza el metabolismo y la huella agroalimentaria de Valladolid

Nuestro grupo de investigación participa elaborando el diagnóstico previo al desarrollo de la Estrategia Alimentaria Local del municipio de Valladolid.

La alimentación es uno de los sectores que más contribuyen a la actual insostenibilidad de nuestro sistema. La agricultura agroindustrial requiere de enormes cantidades de insumos energéticos fósiles (fertilizantes, tractores, maquinaria, etc.) y es fuente de contaminación de los ecosistemas (aire, acuíferos, etc.). La necesidad de transitar hacia un modelo alimentario sostenible local y agroecológico implica, en el caso de Valladolid, revertir las tendencias de abandono y urbanización de suelos fértiles del alfoz (vegas de Tudela, Laguna, Simancas, etc.), que ha provocado que cientos de agricultores y ganaderos de cercanía hayan desaparecido. Estos procesos han ido en paralelo a la hegemonía global de un modelo agroalimentario que promueve una alimentación de baja calidad que está, además, asociada a nuevos desórdenes alimentarios (alergias, obesidad, etc.) que se ceban, por otro lado, en los sectores sociales más desfavorecidos.

En este contexto, el Ayuntamiento de Valladolid ha puesto recientemente en marcha un proceso participativo y de debate para la elaboración de la Estrategia Alimentaria Local.

En particular, nuestro grupo de investigación participa en el proyecto (de una duración de 10 meses) junto al propio Ayuntamiento de Valladolid y la Fundación Entretantos. Nuestra contribución consiste en realizar un diagnóstico sobre la sostenibilidad del actual sistema alimentario vallisoletano teniendo en cuenta, básicamente, tres objetivos: 1) La estimación de los flujos principales de entrada y salida que componen  el metabolismo agroalimentario de Valladolid y que conforman la dieta actual de sus habitantes;  2) La estimación del impacto, en términos de huella ecológica territorial, hídrica y de carbono de la dieta media de los habitantes de Valladolid, y su comparación con dos escenarios alternativos (con dietas más saludables y vegetarianas), y 3)  La estimación del uso agroecológico potencial y real del término municipal y del alfoz, así como del índice de autoabastecimiento bajo esos diferentes escenarios. En este sentido, se analizarán también las perspectivas para fomentar la agricultura ecológica urbana y periurbana dentro del propio municipio.

Podéis ver la presentación de la “Estrategia Agroalimentaria de Valladolid” en la que participaron María Sánchez, Concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Consistorio, junto a nuestro compañero Óscar Carpintero, profesor de Economía de la Universidad de Valladolid, y Pedro María Herrera, de la Fundación Entretantos en el siguiente link.

Después del verano os contaremos los principales resultados del estudio “Metabolismo y huella agroalimentaria de Valladolid”.

 


Transición a energías renovables y requerimientos de tierras

Hace más de 2 años publicamos en este blog un post relacionado con este tema aplicado a las Comunidades Autónomas españolas. En aquel post presentamos unos resultados preliminares que nos llamaron la atención y nos motivaron a emprender un análisis más robusto con una metodología más refinada.

Recordemos que, mientras las energías fósiles representan depósitos concentrados de energía (“pozo” de petróleo o gas, “mina” de carbón, etc.), las energías renovables están dispersas por la biosfera (que además necesita estos flujos para su adecuado funcionamiento). Esto hace que los requerimientos de tierras para obtener la misma energía neta con energías renovables sean varios órdenes de magnitud mayor al de los pozos/minas, refinerías, centrales, etc. asociados a los combustibles fósiles. Por lo tanto, en buena lógica, la transición a las energías renovables (manteniendo los mismos niveles de consumo energético) tenderá a intensificar la competición por tierras, que ya es muy alta a nivel global y que se manifiesta en fenómenos como el acaparamiento de tierras, para satisfacer demandas de alimentación, madera, biocombustibles, etc.

Como hemos comentado en diversas ocasiones en este blog (por ejemplo aquí , aquí y aquí), existe una tendencia a subestimar las restricciones biofísicas a la expansión a gran escala de las energías renovables. Estas restricciones pueden venir por el potencial sostenible (que es menor que el económico quien a su vez es menor que el tecnológico), las necesidades de minerales escasos, las implicaciones para el sistema energético en su conjunto, etc. En el caso de las necesidades de tierras, el asunto se resuelve a menudo mostrando imágenes como la siguiente, que muestra la superfice necesaria en el Sáhara para cubrir el consumo mundial de electricidad actual:

Superficie teórica necesaria para satisfacer la demanda de electricidad del mundo (World), Unión Europea (EU-25) y Alemania (De). Fuente: http://www.dlr.de/tt/Portaldata/41/Resources/dokumente/institut/system/projects/Ecobalance_of_a_Solar_Electricity_Transmission.pdf

Una vez demostrado lo “pequeña” de esa superficie, la discusión se suele centrar en las dificultades técnicas, económicas y políticas para llevar a cabo la transición a fuentes renovables. Este enfoque es profundamente erróneo, pues ignora multitud de factores que invalidan la hipótesis de que la disponibilidad de tierras no pueda llegar a ser un problema significativo. En primer lugar, los cuadrados de la figura anterior suponen unos 40We/m2 de densidad que son en realidad un orden de magnitud mayores que la realidad que se está extrayendo. Tendría sentido si se construyera un panel fotovoltaico de esos tamaños, a todas luces ciencia ficción. Como comparación, la figura de abajo muestra visualmente los “cuadrados” necesarios tomando el dato real medio a nivel global (5 We/m2) para todo el consumo de energía final global:

Aún obviando que el área estimada en estos trabajos para satisfacer la demanda de energía con fuentes renovables sea mucho mayor que la reflejada, ¿cómo construir y mantener enormes superficies de infraestructuras en zonas inhóspitas y alejadas de los puntos de consumo?; ¿cómo  abordar el transporte de enormes cantidades de energía de un continente a otro?; ¿en qué lugar queda la soberanía energética?

Otros estudios que tratan de afinar algo más presentan estimaciones similares por grandes regiones del mundo (por ejemplo ésta). Sin embargo, cuestiones críticas como el hecho de que la mayor parte de las tierras actualmente ya tienen un uso (ya sea por actividades humanas – alimentación, productos forestales, ganadería, etc.- o sean necesarias para el propio funcionamiento de la biosfera) se ignoran sistemáticamente o no se tienen en cuenta de manera adecuada.

Con este panorama, nos propusimos estimar las necesidades de tierra para satisfacer toda la electricidad y energía final consumida hoy en día con energía producida a nivel nacional para 40 países (27 miembros de la Unión Europea (EU-27), y otros 13 países: Australia, Brasil, Canadá, China, India, Indonesia, Japón, Corea del Sur, México, Rusia, Turquía y EEUU). Decidimos centrarnos en la energía solar por simplicidad (para evitar la complejidad del modelado del mix eléctrico en este primer análisis) pero teniendo en cuenta que esta fuente de energía es la que tiene mayor potencial y mejor ratio producción energía/superficie ocupada. Consideramos la densidad de parques solares reales, el potencial en zonas urbanas, así como las implicaciones de la intermitencia en términos de almacenamiento y sobrecapacidad. Como argumentamos en el artículo, pensamos que esta primera aproximación se puede considerar como una hipótesis válida para capturar en orden de magnitud las necesidades de tierras de los sistemas energéticos 100% renovables.

Por simplicidad, en este post reportamos los resultados para 5 países que representan tipologías características identificadas entre todos los países analizados, y remitimos al lector a la versión original para los resultados de los 40 países analizados en el estudio.

Los resultados obtenidos muestran que para muchos países habitualmente denominados como “ricos/desarrollados”, las necesidades de tierra para cubrir su actual consumo energético exclusivamente con energía solar serían sustanciales. La figura siguiente muestras las necesidades “absolutas” de tierra para cubrir la electricidad (azul) y energía final total (naranja) para la selección de 5 países. Como era de esperar, los países localizados en latitudes altas (muy al norte en el hemisferio norte, por lo tanto con baja irradiancia solar – y mucha variación estacional en ésta), con alta densidad de población y gran consumo de electricidad per cápita como Reino Unido y Alemania salen especialmente mal parados. En particular, encontramos que el Reino Unido necesitaría aproximadamente el 25% de su territorio sólo para cubrir sus actual consumo eléctrico con solar, y más del 100% para cubrir su actual consumo de energía final. Para países como España o EEUU, con menor densidad de población, los ratios se mantendrían por debajo del 2% (electricidad) y 10% (energía final). Finalmente, en Australia esta ocupación requeriría una parte prácticamente despreciable frente a la superficie total del país.

Datos extraídos de las Figuras 5 y 6 del artículo original.

Así pues, noticias cómo “El Reino Unido instaló 37 veces más potencia fotovoltaica en 2017” (La Vanguardia, 23-4-2017) son aún más paradójicos puesto que esta fuente de energía será con seguridad marginal en el hipotético futuro mix renovable de este país.

Para tratar de contextualizar mejor las implicaciones de estas magnitudes intermedias (2%-10%-15%), estimamos la proporción de tierras necesarias para renovables en función de la superficie estimada como “no usada” para cada país. Es decir, tratamos de tener en cuenta los diferentes contextos nacionales en relación a la competición de tierras. Como se puede apreciar en la figura siguiente, según nuestros cálculos, el Reino Unido no dispondría de superficie disponible ni siquiera para cubrir su actual demanda de electricidad, mientras que Alemania no podría autoabastecerse energéticamente con renovables. España requeriría algo menos del 10% de la superficie disponible para cubrir su demanda actual de electricidad, y el 40% para satisfacer la energía final (números similares aunque algo mayores a los obtenidos para EEUU). Encontramos a Australia de nuevo en el extremo opuesto, con requerimientos respecto de la superficie disponible cercanos al 0%.

Datos extraídos de las Figuras 5 y 6 del artículo original.

Como es previsible, la réplica de la estimación de las necesidades de tierra para cubrir la energía final empeora la situación, teniendo en cuenta que la electricidad es una fracción (entorno a ¼ en la mayoría de países) del total consumido energético (ver Figura 6 en el artículo original). Otro factor que empeora la estimación para los llamados países “ricos/desarrollados” es tener en cuenta la huella energética.

Como cualquier estudio, este análisis tiene sus limitaciones y deficiencias, que esperamos afrontar en el futuro. Por ello los resultados deben de ser interpretados en términos de órden de magnitud. En todo caso, éstos indican que, dependiendo de las características de cada país (socioeconomía y potencial sostenible renovable), la disponibilidad de tierras puede ser un límite significativo en la transición a sistemas nacionales 100% renovables. Así, la transición a las energías renovables, que no olvidemos es obligatoria en las próximas décadas, en caso de querer mantener los actuales niveles de consumo podría provocar nuevas vulnerabilidades y/o reforzar las ya existentes en términos de seguridad energética y alimentaria, así como de conservación de la biodiversidad.

El artículo original (en inglés) se puede encontrar aquí , y aquí se puede descargar una versión sin copyright del mismo.

Iñigo Capellán-Pérez, Carlos de Castro e Iñaki Arto

Artículo original

Capellán-Pérez, Iñigo, Carlos de Castro, and Iñaki Arto. “Assessing Vulnerabilities and Limits in the Transition to Renewable Energies: Land Requirements under 100% Solar Energy Scenarios.” Renewable and Sustainable Energy Reviews 77 (September 2017): 760–82. doi:10.1016/j.rser.2017.03.137.

 


Curso de verano UAM: “Alternativas ecosociales en el siglo de la Gran Prueba”

Difundimos el siguiente curso de verano que se desarrollará entre el miércoles 6 y el viernes 8 de septiembre en Madrid el que participará nuestro compañero Óscar Carpintero. El curso trata una temática y contará con contribuciones de gran interés:

Toda la información del curso así como las instrucciones para la matrículo se encuentran en el siguiente link.

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL CURSO

  • Dirección: Jorge Riechmann, Profesor del Departamento de Filosofía de la UAM y Coordinador del Grupo de Investigación GinTRANS2
  • Vigencia: 19/04/2017 – 30/08/2017
  • Fechas del curso: 06/09/2017 – 08/09/2017
  • Lugar de celebración: Centro Cultural La Corrala, C/ Carlos Arniches, 3 y 5, Lavapiés, Madrid
  • Créditos: 1 ECTS
  • Número de plazas: 100
  • Es posible solicitar beca